Javi Hernández (Jerez de la Frontera, 22 años) se convirtió este domingo en doble héroe inesperado de un Leganés que continúa imparable a lomos de una remontada histórica. Jamás habían vencido los pepineros cinco duelos seguidos en competición profesional (Primera o Segunda) y esta ve lo hizo gracias al tanto frente al Tenerife de este defensa al que Asier Garitano le está cambiando la cara.

De una versión eminentemente defensiva, a otra con mucha presencia en el área rival. Sucede, además, que ese tanto contra los chicharreros fue el 600 que el Leganés marcaba en Segunda División a lo largo de sus 92 años de historia, ésa en la que ahora el nombre de Javi tiene un hueco especial.

“Estoy muy contento por haberme estrenado y haberlo hecho de esta manera. Inmensamente feliz”, relataba después del partido a los medios del club. El de ayer fue el primer tanto que hacía con la elástica blanquiazul. Un remate con la zurda en un córner que él mismo forzó tras una buena jugada colectiva.

Un lateral más cerca del área

El cómo se forjó el gol explica la metamorfosis a la que le está sometiendo Garitano. Ocurrió cerca de la línea de fondo, después de un eficaz autopase que no tuvo continuidad porque un defensa taponó el centro que pretendía meter al área. Ahí, cerca de la zona de castigo rival, es donde su nuevo entrenador le insiste con frecuencia que se asome.

Garitano quiere que el Leganés juegue con las líneas algo más adelantadas cuando pueda ejercer de dominador y en ese papel de controlador del juego, los laterales tienen para el de Bergara un papel importante, casi como si fueran segundos extremos que se asoman a la línea de fondo desde atrás.

A Palencia (derecha) y Jonathan Silva (izquierda) les sale de natural porque en su ADN futbolístico siempre ha sido el de ejercer como recursos ofensivos. Pero a Javi Hernández (izquierda) le cuesta algo más porque su naturaleza anda a caballo entre ejercer de lateral y central, el puesto en el que, por cierto, acabó ejerciendo frente al Tenerife después de que Garitano reordenara al equipo a una zaga de cinco.

Es por eso que con él, con Javi Hernández, Garitano insiste más que con Jonathan Silva en esa vocación atacante ahora que uno y otro se rotan en una posición que antes sólo era para él, para Javi. Con Martí este ex del Real Madrid se reveló como un recurso defensivo eficaz, pero sin apenas mostrarse en ataque. Ahora ya no es así.

Una dedicatoria emotiva

Fruto de este nuevo rol está siendo más sencillo ver a Javi pisar zona de peligro. Ya en Girona, en el segundo partido del retorno de Garitano, tuvo una ocasión clara de marcar cuando se quedó solo delante del portero todavía con 0-0. Aquel fue un ejemplo de lo que el técnico le pedía.

Poco a poco, lo está consiguiendo incluso con el premio del gol. Éste al Tenerife tuvo una dedicatoria especia. “La dedicatoria es para mi abuelo, que falleció hace unos meses. Va para él”, añadió casi entre lágrimas después de ver cómo su nombre ya quedaba para siempre en la historia del club.

Antes que él, Sergio Prendes (gol 500), Lambea (400), Puñal (300), Cataña (200) y Melgar (100) hicieron los tantos que redondeaban estas centenas anotadoras para el Leganés.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Javi Hernández, héroe inesperado para el 600º gol de plata del Lega
Javi Hernández, héroe inesperado para el 600º gol de plata del Lega