Juan Ignacio Martínez, más conocido como JIM, es el entrenador que ha llevado al Levante a su mejor clasificación en la Liga y en Europa. Ahora disfruta de un periodo de descanso, pero confía en encontrar un proyecto para regresar a la Liga que le ilusione

¿Qué hace desde que finalízó su periplo por China y Kuwait?

He tenido mucha suerte por entrenar en la mejor liga del mundo, que es la española, y el éxito de aquí me abrió la puertas del fútbol internacional. Pero también ayudó mucho la marca España. Lo que hizo la Selección de la mano de Luis Aragonés y Vicente del Bosque nos abre muchas fronteras. Los entrenadores españoles estamos muy bien vistos en el mundo. La experiencia de China y Emiratos han sido dos experiencias muy enriquecedoras desde el punto de vista deportivo. Soy una persona a la que le encantan los proyectos. He terminado esos proyectos y ahora estoy esperando nuevas oportunidades.

¿Cómo es el fútbol en esos lugares?

En China el jugador es más profesional que el kuwaití. El kuwaití es una persona rica de nacimiento y multimillonario cuando se muere. Ellos ganan mucho dinero y no pueden gastar todo el dinero que gana. En Kuwait éramos unos cinco millones de habitantes y sólo 700.000 nativos. El resto es mano de obra que venía de fuera: pakistanís, egipcios, hindúes… El futbolista en Kuwait tiene un trabajo por la mañana que no requiere mucho esfuerzo. Y esa situación económica del jugador kuwaití provoca que luego cueste motivarles para que jueguen al fútbol. Yo no tuve mayores problemas porque en mis entrenamientos había una presencia importante de jugadores. El fútbol en Kuwait les ayuda a tener más vacaciones y lo juegan porque tienen condiciones o porque les gusta. Hay jugadores que son muy apasionados, pero otros son más pasotas.

¿Entonces hay mucha diferencia entre el jugador chino y el kuwaití?

Compite mejor el árabe que el chino, aunque el chino con el tiempo va mejorando muchísimo. El kuwaití es semiprofesional, mientras que el chino tiene su propia residencia y un 90 % vive allí. El jugador en China vive por y para el fútbol. Casi puedes pasar a cualquier hora por su habitación y decirle que baje para una sesión táctica, física, técnica, analítica… En Kuwait, además, a las 10 de la mañana ya tienes 40 grados y con un aire seco. Sobre las cuatro de la tarde ya puedes hacer una sesión, pero ya es un hándicap. Para que te hagas una idea, el salario medio en Kuwait es de 140.000 euros al año. A los 55 años se jubilan y siguen cobrando dinero porque tienen muchísimo dinero por el petróleo. El desplazamiento más largo entre un estadio y otro es de unos 20 minutos. Los equipos los mantiene el propio gobierno de Kuwait.

¿Qué le han aportado a usted como entrenador esas experiencias?

El cambio de España a China cuesta. Sin embargo, yo quería que se adaptaran los chinos a mí y a los siete miembros del staff. Y entres ejercicios me di cuenta de que tenían buen nivel para desarrollar lo que yo quería con ellos. Es muy importante el traductor. Si no tienes un buen traductor estás muerto. Yo tuve a uno espectacular, Cafón, que ahora está en el Espanyol con Wu Lei. Su aportación fue clave para poder transmitirle a los jugadores lo que necesitaba. El fútbol en China está muy bien remunerado, aunque no las locuras que cobran los fichajes extranjeros. Y se cuidan, son personas muy dedicadas, aunque les cuesta competir y tomar decisiones porque siempre han sido personas dirigidas. Ellos el tema de chocar no lo llevan bien. Te cuenta una anécdota. En nuestro primer amistoso hay un jugador que se lleva un golpe y sangra un poco, pues al momento ya le querían llevar al hospital. El chino es hijo único, porque allí está penalizado tener más de un hijo. Así que los chicos están súper mimados. Los padres viven por y para el hijo. Si encima juega al fútbol, que son ídolos, pues todo eso hace que cualquier pijadita que les pase sea un drama. A aquel jugador le pusimos a entrenar al día siguiente y nos ganamos al grupo porque, con un entrenador chino, aquel ya sería casi un jugador retirado, y a ver cuándo volvía a entrenar. Se ven con sangre y salen corriendo para ducharse.

¿Cómo se ve la Liga desde el extranjero?

Igual que los equipos españoles hemos barrido durante diez años, ahora veo más complicado que podamos ganar la Champions. La Liga de los 100 puntos con Madrid y Barça, me parecía una locura. Ahora la veo más igualada porque las salidas de Cristiano, Neymar, Bale… han hecho que se hayan recortado las distancias.

¿Ha bajado un escalón la Liga respecto a la inglesa, alemana, italiana…?

He visto que hay equipos que han tenido un gran enriquecimiento táctico, por ejemplo, los equipos alemanes, el Atalanta… Hay equipos que son muy ofensivos y verticales y que salen a por ti desde el primer momento. El fútbol alemán ahora mismo ha crecido mucho. Antes los equipos alemanes especulaban más, ahora van a matarte. Su primer pase es hacia adelante, el segundo paso es un un uno contra uno y en el tercero te meten gol. En Inglaterra han crecido con Guardiola y Klopp.

¿Qué equipo es el que más le gusta como juega en estos momentos?

El Liverpool me tiene enamorado porque es el fútbol moderno. El rival tira el balón para atrás y te mata con la presión. El rival le quita el balón, te da tres segundos para robártelo de nuevo. Es decir, que es un equipo que constantemente te somete a un esfuerzo físico tremendo. El Liverpool es el equipo que más se identifica con mi concepción del fútbol. Lo que hace con balón y sin él. Hace una transición de defensa a ataque espectacular. Y si te roba en tu campo, date por muerto. Llevan el balón a banda y centro, no hace falta llegar a la linea de fondo. El Leipzig y el Atalanta también son equipos que al nivel táctico enriquecen mucho. Lo que le pasa al Atalanta es que es más suicida. Juega para arriba como jugábamos en el colegio. Por eso gana por goleada o le meten muchos goles. Juega con tres descolgados, que si te cogen ahí, te matan.

¿Y de la Liga española?

El año pasado me encantó el Sevilla con la incorporación de los laterales. Este año no ha empezado muy bien. Y ahora es pronto todavía. Mi primo (Bordalás) con el Getafe es un equipo que compite muy bien. El Villarreal por la llegada de Unai Emery es rendimiento. Gustarme, gustarme, aún no te puedo decir alguno hasta que esté la Liga más avanzada.

¿Cree que este año se puede romper la hegemonía del Barça y el Madrid en la Liga?

Yo creo que Luis Suárez le va a dar mucho al Atlético. Sabes que con él tienes un gol o un poste. El Atlético es un equipo que encaja poco gol. Con esto quiero decir que el Atlético es candidato. El Madrid y el Barça, por supuesto. Pueden tener algún partido malo, pero van a estar arriba sí o sí porque imponen, por su calidad… Pero no me sorprenden ni la Real Sociedad ni el Villarreal. Al resto de equipos les considero quita puntos, pero a la Real y al Villarreal les veo como candidatos. No obstante, dependerá del desgaste que sufran en Europa y del estado emocional al compaginar ambas competiciones.

Usted llegó a decir que el Atlético con Simeone era intratable. ¿Ahora se lo sigue pareciendo?

El Atlético antes era un embudo. Te provocaba un mala pase y te podías dar por muerto. Te invitaban a jugar por dentro y ahí te robaban para hacer una transición tremenda. Además tenían a Godín y a Diego Costa en un nivel espectacular. Simeone tiene un gran mérito por conseguir que tanto jugador de nivelazo ponga todo el talento al servicio del grupo. Eso me parece impresionante. Este año van a pelarla perfectamente.

¿Le gusta Joao Félix?

Bueno, bueno… Eso son palabras mayores. Creo que es un poco tímido y por eso le ha costado empezar a desarrollar todo su potencial. Hace tantas cosa en el campo, más allá de su definición, de su último pase, de su juego genial… Es que tiene muchísimas cosas. Es un jugador que de la mínima te hace gol.

¿Cómo afecta a un equipo de fútbol todos los problemas generados por el Covid?

Hoy en día el entrenamiento es más específico y todo se hace a través del balón, ya no hay tantas palizas físicas. Ahora, como se puede salir menos, el descanso del jugador ya lo tienes asegurado. Sin embargo, pierdes el aspecto emocional. Imagínate ese jugador que ha perdido un partido o que ha fallado una ocasión clara, pues tienen que estar en casa sin salir y no pueden irse ni a cenar fuera… En el aspecto psicológico sí que tiene que ser trabajado de forma específica por alguien del club.

Bordalás y usted son primos. ¿Hablan mucho de fútbol?

Henos hablado mucho este verano sobre algunos jugadores que se iban y algunos fichajes que iba a hacer. Ahora lleva una rachilla, en la que le ganó al Barça, pero le penalizaron algunas derrotas. Es un equipo muy fiable porque compiten al máximo. Más allá del resultado veo el equipo. La idea es la misma. Cuando tiene alguna baja, se nota bastante porque el equipo está un poco justo. Cuando ha habido algún partido el año pasado hablamos mucho. Cuando él estaba jugando con el Ajax, con el Inter de Milan, y a nivel de España cambiamos impresiones pero al estar él en el día a día conoce mejor la categoría que yo. Yo te digo sobre todo mas a nivel personal, de la familia, de vosotros, de sus hermanos y en el aspecto deportivo ya te digo que ha sido este verano cuando ha estado el por aquí y nos hemos visto.

Quería preguntarle ahora por dos súper cracks de la Liga. El primero es Hazard ¿Cómo le está viendo? ¿Le está decepcionando?

Me parece que es un jugador que creo que todavía no ha tenido esa regularidad que necesita un jugador de ese nivel para el Real Madrid. No me preguntes si por sus lesiones, la adaptación, si por lo que comentan alguna vez que ha tenido, no sé. Más allá de eso, yo creo que un jugador del Real Madrid no se puede permitir el lujo de rendir dos partidos, luego otro, o descansar y no jugar por lesión. El Madrid necesita futbolistas de treinta partidos a un nivel altísimo, que es lo que hacen que se diferencie de los rivales. ¿De qué te vale un jugador muy bueno si lo tienes, como digo, en la sala de máquinas y no lo tienes para jugar?.

Le tengo que preguntar también por Messi. ¿Cómo le ve este año? ¿Qué cree que le puede estar pasando?

Ahí me pillas porque Messi para mí es como un padre con un hijo, su ojo derecho. Es mi ojo derecho y mi debilidad. Es un futbolista que nos ha marcado a todos los que hemos tenido suerte de disfrutarlo. A mí me ha marcado incluso como rival, me ha fastidiado porque pasaba cerca del banquillo y te guiñaba el ojo encima, pero sin ánimo de menosprecio. Me olvido de lo que ha pasado entre club y él, le veo con un pelón de ansiedad sobre todo con los chavales jóvenes que tiene alrededor. Creo que quiere sacar un rendimiento muy rápido y debe tener un poco de paciencia porque esa compenetración que tiene con Jordi Alba, quizá no la tiene aún con otros compañeros. Y al resto de compañeros les veo un poco a merced de él, le buscan constantemente. Muchas veces ellos tienen que tomar sus decisiones porque él también necesita que le den ese punto de recuperación. A él también le puede ese punto de ansiedad por querer resolver por su cuenta y a lo mejor se equivoca.

¿Cree que ha comenzado su declive?

Ni por asomo. Sigue teniendo velocidad, sigue teniendo desborde, uno contra uno. Declive será lo que algunos querrán ver, pero creo que le puede ese punto de querer resolver él y de aún no estar compenetrado con sus compañeros. No es lo mismo la asociación con Villa, Fábregas, Iniesta, Xavi… Eso ya no lo tienes. Ahora tienes que buscarte la asociación con otros.

Usted es el mejor entrenador de la historia del Levante. ¿Cómo lo está viendo?

A nivel entidad, me parecen una locura las fotos que he visto del estadio. El Valencia es el primer equipo de la capital, pero el Levante se ha consolidado en Primera y ha crecido en masa social. Y la imagen del Levante a nivel nacional es muy buena. En cuanto al aspecto deportivo, creo que le está faltando un poquito de suerte, pero es un equipo con muchos recursos y poco a poco va a salir de esa parte baja. Merecería tener algún punto más.

¿Y qué le parece el Valladolid, equipo al que usted no pudo salvar y que ahora entrena Sergio González, que fue jugador suyo?

Me encontré con Sergio en el congreso de entrenadores de Las Rozas. Le di un abrazo y le dije que me había quitado un peso de encima cuando logró ascenderlo, porque le tengo mucho cariño al Real Valladolid y a la ciudad. Todos se portaron fenomenal conmigo y solo tengo palabras de agradecimiento. Este año está encajando más goles. Y la victoria ante el Athletic les va a dar un puntito de más tranquilidad. Les deseo lo mejor. Sergio ha hecho un trabajo fantástico. Y Ronaldo que se se aproveche de sus amistades en Brasil para que le traiga dos pepinazos de esos jóvenes que le den un impulso al club y a la ciudad. Les deseo lo mejor.

Y por último. ¿En qué banquillo veremos próximamente a JIM?

Ahora estoy esperando. Es verdad que ya me he reunido con varios directores deportivos, pero lo que busco es un proyecto, no un banquillo para ocupar unos meses. Si hay algún director deportivo que lee la entrevista, lo sabrá. Realmente el club tiene que creer en un proyecto y en el entrenador. No entiendo que se fiche a un entrenador por unos partidos o unos meses. Por supuesto que me encantaría volver a España porque es la mejor liga del mundo. Cualquier equipo puede competir a nivel mundial con el resto, aunque ya te dije que ahora creo que estamos con menos opciones de ganar la Champions.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
JIM: “Messi es mi debilidad, pero Joao Félix… palabras mayores”
JIM: “Messi es mi debilidad, pero Joao Félix… palabras mayores”