Juande lo hizo todo. Autogol tras perder la posición con Bustinza, el 1-1 y el penalti sobre Arnaiz que, transformado por Sabin Merino, dio los tres puntos al Leganés, que fortalece su candidatura como competidor de Espanyol y Mallorca. Fue otro día espeso para el plan de juego empleado por Sergio Pellicer, con desajustes defensivos y, sobre todo, ineficacia desesperante en ataque como demuestra el aterrador dato de que Pichu Cuéllar no hizo ninguna parada porque la vanguardia malaguista solo disparó una vez a puerta, y fue en la jugada del 1-1. Muy buen partido de Rubén Pardo y excelente el incombustible Bustinza. En el Málaga, muy poco que destacar, por no decir nada. Fútbol ramplón, inofensivo, previsible y sin crear dolores de cabeza a un Leganés que tampoco fue un canto al juego ofensivo, pero sacó máxima rentabilidad a sus oportunidades.

De los cuatro exmalaguistas que tiene el Leganés en su plantilla solo Ignasi Miquel fue titular. Borja Bastón y Rosales se quedaron en el banquillo y Michael Santos, fuera de la convocatoria. Josua Mejías, cedido por los pepineros, no jugó con el Málaga por la famosa ‘cláusula del miedo’ o ‘del ‘canguelo’ como se decía antes. Manolo Sánchez dirigió a los malaguistas desde el banquillo porque Sergio Pellicer debe cumplir dos partidos de sanción por su expulsión en Ponferrada.

La primera ocasión del partido la tuvo el Málaga. Gran asistencia de Chavarría, un jugador que protege el balón de maravilla, que Yanis envía alto. El franco-argelino lamentaba su mala fortuna de manera gráfica. Lo único reseñable en media hora de tanteo junto con un disparo de Arnaiz (mal blocado por Soriano) y una falta ejecutada por Rubén Pardo, desviada por poco.

A los 33’ el Leganés se puso a carburar y en una jugada iniciada por Arnaiz, Rubén Pardo observa con gran inteligencia el desmarque de Bustinza y le mete un balón de oro. El capitán pepinero controla mal, pero el balón golpea en el pie izquierdo de Juande, descolocado en el marcaje y se mete en el fondo de la red. Golpe para el Málaga, obligado de nuevo a remar contra corriente y a corregir de golpe aspectos tan importantes como el orden defensivo, defender mejor las jugadas a balón parado y, sobre todo, disparar a puerta y hacer trabajar al portero oponente. Se llegó al descanso con ventaja madrileña y este desolador balance en ataque de los malagueños. Cero disparos a puerta, tres fuera y un córner.

En el segundo acto el Málaga trató de rectificar su timorata propuesta ofensiva, pero le costaba un mundo. Yanis no podía con Bustinza y se cambiaba de banda; Chavarría se encontraba muy vigilado. En el centro del campo se jugaba a lo que quería Rubén Pardo. Además la defensa de tres del Málaga no funcionaba como debía y cada llegada del Leganés metía miedo. Pero le faltaba algo. Posiblemente, ambición.

De manera impensable, a los 63’ el Málaga sacó petróleo en una jugada de balón parado. Yanis Rahmani, sacó magníficamente una falta lateral que Juande, para compensar su error en el 0-1 incrustó en el fondo de las mallas. Primer remate a puerta y 1-1. Pero la alegría les duró muy poco tanto al Málaga como a Juande porque, a instancias del VAR, consideró que el ‘5’ malaguista había pisado a Arnaiz dentro del área. Penalti. Sabin Merino lo convirtió en el 1-2. Otra jugada precedida de un gran pase del formidable Rubén Pardo y nuevo desajuste de la mencionada (no para bien, esa es la verdad) línea de tres. Manolo Sánchez, el técnico interino, sacó del campo a Jairo y Juande (que bastante había tenido) y en su lugar salieron Julio y Joaquín Muñoz. A los 81 saldrían Orlando Sá y Cristian en busca de pólvora. Cuéllar seguía sin hacer una sola parada.

A los 85’ entró Rosales. Antes lo había hecho Bastón, con lo que tres ex del Málaga (junto a Ignasi Miquel) acabaron sobre el césped de su antigua casa. El Málaga se volcó, pero sin ideas y de manera deshilvanada. El primer balón que atrapó Cuéllar fue a los 90’… y era dividido.

Los esfuerzos del Málaga se evaporaban por su carencia de plan e ideas nuevas. De hecho el Leganés no sufrió y se lleva tres puntos de oro que le ponen en órbita. Segundo triunfo lejos de Butarque, en tanto que los malagueños se quedan con 18 y bajan de la nube a un Málaga con cosas por construir todavía, pero con buena materia prima.

 


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Juande lo hizo todo: autogol, gol y el penalti ganador del Leganés
Juande lo hizo todo: autogol, gol y el penalti ganador del Leganés