Juanmi Jiménez llegó al Betis el verano pasado como una de las firmes apuestas del club por reforzar su ataque y hasta el momento los problemas físicos resultaron un condicionante letal en su afán por rendir en Heliópolis. El delantero malagueño sólo ha jugado 75 minutos oficiales de verdiblanco y espera que este parón obligado del campeonato le permita tener opciones de regresar a tiempo para el esprint final liguero. Sus molestias en el espolón aún ni le permitieron tener el alta médica y ahora continúa con un programa de entrenamiento particular destinado a que esté a punto para la hipotética vuelta del fútbol en unas semanas.

Rubi improvisó soluciones en su equipo desde que a finales de septiembre Juanmi se cayó de su baraja. Pasaron más de seis meses desde que disputó sus últimos minutos ante Osasuna  (el 20 de septiembre del año pasado) y ahora se abre un nuevo panorama para que su campaña no se termine aquí. El ex de Málaga y Real Sociedad había sumado regularidad en sus equipos anteriores y quería dar un salto cualitativo a su carrera de la mano del conjunto verdiblanco, aunque de momento se haya frenado su crecimiento bajo estos condicionantes físicos.

El Betis buscó más pegada con su llegada en verano tras una campaña pasada en la que careció de eficacia de cara a la portería rival. El destino, sin embargo, se convirtió en alejado respecto a lo esperado: Borja Iglesias, la apuesta más fuerte para solventar ese problema, apenas dejó destellos y sus números no son de momento un reflejo de ese esfuerzo económico del club, mientras que Juanmi, que costó ocho millones de euros, no pudo disfrutar de ninguna regularidad debido a sus dolencias. El escenario del ataque se reabre de cara al próximo verano, con Loren como único arma que sí explotó sus cualidades en lo que va de curso.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Juanmi vive una contrarreloj después de seis meses sin jugar
Juanmi vive una contrarreloj después de seis meses sin jugar