En menos de dos meses la situación de David Juncà ha dado un giro radical. El catalán ha pasado de tener el cartel de transferible a prepararse para ser titular en la primera jornada de LaLiga. La baja de Lucas Olaza, que cumple ciclo de cartulinas al haber sido amonestado en la última jornada de la pasada campaña, deja al de Riumors como la única opción disponible para ocupar el lateral izquierdo en Ipurua.

Hay que retroceder diez meses para encontrar la última presencia de Juncà en un once inicial. Fue en el Camp Nou, en el debut de Óscar García como técnico celeste. Tras ese encuentro el carrilero entró en un laberinto de problemas físicos y no volvió a tener minutos en todo el curso. Concluyó la temporada con solo tres partidos disputados en su casillero.

Esa escasa aportación propició que el Celta le abriera la puerta por segundo verano consecutivo. Al igual que sucedió en 2019, no han aparecido equipos interesados en un futbolista que firmó como agente libre por el club vigués y cuyo contrato concluye en 2023. Óscar tampoco ve con malos ojos la continuidad de un carrilero que le agrada ofensivamente, por lo que el club no tiene como una de sus prioridades reforzar el lateral zurdo en lo que queda de mercado.

Todo apunta a que Juncà se va a quedar en Vigo y ante sus excompañeros del Eibar dispone de una oportunidad para reivindicarse. Esta vez no tendrá enfrente a Fabián Orellana (ahora en el Valladolid), que le hizo pasar un calvario la última vez que el gerundense jugó en Ipurua. 

 

 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Juncà, de transferible a titular
Juncà, de transferible a titular