La victoria del Valencia ante el Celta de Vigo dejó varias lecturas positivas a corto plazo que permiten al Valencia coger algo de aire con el descenso, que ya queda a 6 puntos. Sin embargo, en lo que a largo plazo se refiere Javi Gracia no escondió que tiene “muchas esperanzas puestas en el final de temporada” todo ello a pesar de que Europa queda todavía a 9 puntos. Para ese sueño europeo al que todavía no se ha renunciado desde el vestuario, el triunfo el sábado en Mestalla dejó tres nombres propios que, sin duda, pueden solventar muchos de los problemas que tiene el equipo che y que le han lastrado hasta el día de hoy: los goles encajados, la ausencia de juego y la fragilidad por la banda derecha.

Jasper Cillessen y los goles encajados

Siete meses después y dos lesiones de por medio (una fibrilar y otra que le obligó a pasar por el quirófano), Jasper Cillessen volvió a calzarse las botas en un partido oficial. “Todo el trabajo que he hecho ha sido por esto, por volver a jugar: las dobles sesiones durante muchas semanas, el trabajo extra con los fisios etc. Es un día muy especial para mí, he sentido la fuerza de mis amigos, mi familia y todo el club” relató el cancerbero al término de un encuentro en el que dejó la portería a cero.

Que duda cabe de que el regreso de Cillessen a la meta che aporta un salto de calidad y experiencia a uno de los equipos que más goles ha sufrido esta temporada (32 en 24 jornadas). Y pese a que Jaume Doménech no es el único responsable de que los rivales vean la meta che con extrema facilidad, el valenciano era el portero que más para de LaLiga, el holandés ayer cuajó un encuentro notable en el que dio seguridad a la zaga e incluso salvó un remate de Hugo Mallo atreviéndose a salir del área pequeña.

Cillessen es un arma clave para aspirar a metas mayores que pelear por el descenso y él mismo reconoció tras el partido que hay que mirar arriba: “Hay que ganar, estando al 100% tenemos un buen equipo y tenemos que seguir a full”.

Kang-in Lee y la creación de juego

El caso Kang-in Lee es más que curioso: arrancó la temporada como titular indiscutible y dos asistencias en el primer partido de LaLiga, poco a poco desapareció de las alineaciones y ayer regresó para dar un golpe encima de la mesa. Asistencia de gol al margen, el partido de Kang-in lo tuvo absolutamente todo: su pase provocó la expulsión de Rubén Blanco, fue el jugador que más regateó del partido (8) con acciones que incluyeron ruletas y caños, y fue clave en la construcción de juego hasta el punto de que retrasó su posición casi a la altura de Carlos Soler (“hemos retrasado su posición para tener una circulación segura y fluida)” dijo Gracia al término del encuentro).

Lee, que no era titular desde el 21 de enero, sumó su cuarta asistencia de la temporada y se le vio decidido a dar un giro a su dinámica con el equipo. El surcoreano ha tenido sus más y sus menos con Javi Gracia esta temporada, quien si bien le ha dado minutos, ha mostrado menos confianza en él de la que se esperaba en los estamentos del club. A favor del navarro valga decir que en muchas citas la entrada de Lee al terreno de juego como revulsivo no ha cambiado prácticamente nada y que a tramos del año se ha mostrado un tanto apático, no obstante la realidad es que siempre que Lee es protagonista, el equipo gana: De las 6 victorias logradas en LaLiga 5 de ellas han sido en los partidos que Kang ha sido titular.

Correia y la fragilidad en la derecha

Caso aparte es el de Thierry Correia. Dejando al margen la polémica de su fichaje y los 12 millones que costó de los que él no es responsable, la actuación del luso ante el Celta fue de notable alto. ‘Titi’ recuperó ocho balones, en ataque fue una solución permanente que dio profundidad y suya fue la asistencia a Gameiro en el segundo tanto, tras una bonita acción individual.

Después de una pésima actuación ante el Real Madrid y cuando muchas voces señalaban a un posible ‘banquillazo’, Gracia apostó de nuevo por él y el portugués respondió. Al contrario que Lee y Cillessen, Correia es problema y solución para la fragilidad defensiva de su equipo. Su falta de concentración ha condenado a los che en partidos como ante el Getafe, pero ante el Celta se vio una cara seria que sin llegar a ser sobresaliente solventaría muchos de los problemas de los de Gracia.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Kang-in, Cillessen y Correia: Las ‘esperanzas’ de Javi Gracia
Kang-in, Cillessen y Correia: Las ‘esperanzas’ de Javi Gracia