Además de ser un centro deportivo, el Centre de Formació Oriol Tort, La Masia del Barça, es también un colegio más que como todos los de España permanece cerraado. No obstante, la residencia donde se alojan los jóvenes deportistas que sueñan algún día con triunfar en el club blaugrana ofrece algunas características propias que le hacen diferente.

El centro cerró sus puertas el pasado 12 de marzo enviando a casa a los 76 deportistas de fútbol, baloncesto, balonmano, hockey patines y fútbol sala que habitan en el edificio.

A todos ellos, que están en edad escolar, se les ha asignado un plan para seguir con su formación a distancia. Teniendo en cuenta su edad, se les ha confeccionado también plan físico para que se ejerciten en sus domicilios. Únicamente los mayores de 12 años se llevaron a casa deberes físicos además de las tareas propias de las clases que deben de seguir.

67 de los 76 deportistas tienen su residencia familiar en España. Sin embargo, nueve de ellos viven fuera del país. Tres de ellos en América (1 en Chile, 1 en México y 1 en Uruguay), uno en África -concretamente en Senegal- y los cuatro restantes se reparten entre Serbia, Ucrania, Inglaterra, Suiza y Macedonia .

Con los residentes extranjeros el club ha tenido que extremar la capacidad de gestión de su departamento de logística debido a las restricciones aéreas de algunos de esos países respecto a los vuelos que llegaban de España.

El caso más complicado fue el del serbio Aleksandar Cènic, jugador de balonmano de 17 años que fue el último en abandonar la instalación debido al bloqueo que estableció el país balcánico a los vuelos procedentes de España. Hubo que buscarle una combinación para que regresara a su país y ya se encuentra con su familia.

El resto de residentes extranjeros llegaron sin problemas a sus lugares de origen y ahora sólo esperan ver cuando pueden regresar a la residencia. Eso sí, con los deberes hechos.

 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
La Masia, otro colegio más sin niños
La Masia, otro colegio más sin niños