Primero en Pumas, luego en Lobos y ahora en Mazatlán. Paco Palencia, que fuera ex jugador del Espanyol en la campaña 2001-02 e internacional mexicano (80 partidos), cumple su tercer año en los banquillos con otro reto importante: clasificar a este nuevo club para la liguilla por el título, por lo que debe acabar entre los 12 primeros clasificados del campeonato (actualmente ocupan la 14ª plaza, a tres puntos del noveno).

Mazatlán acoge al antiguo Monarcas Morelia, un club histórico en México, cuya franquicia decidió cambiar de ciudad después de un exhaustivo estudio de mercado. De la noche a la mañana, toda la plantilla tuvo que cambiar de ciudad y trasladarse a un enclave más turístico. Durante casi dos meses, los jugadores tuvieron que residir en un hotel con campo de entrenamiento mientras ellos y sus familias buscaban alojamiento en su nueva casa.

Un quebradero de cabeza unido a que algunos jugadores se contagiaron de coronavirus impidieron que la preparación fuera como la seda. Tras un comienzo dubitativo, los técnicos consideran que el equipo navega ya a buen ritmo, gracias también a la buena gestión de Palencia, un técnico al que tildan de cercano con los jugadores.

No se olvida Palencia, un ídolo en México (es una figura pública y le piden más autógrafos que a los propios jugadores), de su Espanyol, y no se pierde ni un partido ya sea desde su casa o desde el hotel de concentración. No solo es un fanático del club perico, sino también de LaLiga española. Con residencia en Barcelona, Palencia mantiene amistades en la entidad blanquiazul. Su paso por el club fue efímero, pero le marcó de por vida.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
La nueva aventura de Palencia antes de dar el salto a Europa
La nueva aventura de Palencia antes de dar el salto a Europa