La matinal del domingo vendrá cargada de emoción con el duelo entre el Eibar y el Real Valladolid. Dos equipos con situaciones muy distintas. El local persigue la salvación virtual y los pucelanos, salir del agobio.

Los armeros llegan tras empatar en Mendizorroza en un partido en el que Cardona volvió a reivindicarse como salvador. Sin saber lo que es la derrota en Ipurua desde noviembre, el Eibar se valdrá de su fortaleza particular para tratar de derrotar a un rival al que no gana desde 2005. Toda una final por seguir un año más en la élite en la que Mendilibar (ante un club al que ama mucho), dispondrá del equipo en su totalidad a excepción del inédito Calavera, que sigue lesionado. Por ello, y con el buen juego que el equipo lleva demostrando en los últimos meses, en Eibar piensan ya en cerrar cuanto antes una permanencia que acarician.

Urgencias. Los blanquivioletas llegan con una necesidad acuciante de puntuar, no sólo por las apreturas de la clasificación, sino porque llevan una racha terrible de un punto de 18. Al menos, ayer perdió el Celta. Sergio se lleva a dos jugadores del filial ante la plaga de lesiones, hasta seis. Dos de ellos son los cedidos por los azulgrana Hervías y un Yoel, con una contusión. Eso hace que entren el portero del filial, Samu, y el mediocentro mauritano El Hacen. Sergio tirará de lo que tiene y no hará modificaciones importantes. El portero y la defensa serán los habituales, en el centro del campo podría intercambiar las posiciones de Míchel y Anuar, para meter más fuerza, Keko y Plano seguirían siendo las bandas, mientras que arriba Sergi Guardiola buscará estrenarse como goleador blanquivioleta.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
La permanencia del Eibar y los apuros del Valladolid
La permanencia del Eibar y los apuros del Valladolid