La Ponferradina polariza sus resultados en el primer cuarto de la competición y, tras once jornadas disputadas, el equipo que dirige Jon Pérez Bolo es el único de toda la Segunda División que no sabe lo que es empatar: ha ganado cinco partidos y perdido seis. O todo o nada para los blanquiazules, que comparten esa situación con Betis y Athletic, los únicos de Primera que tampoco conocen la ‘X’ en sus casillas de la quiniela.

La ausencia de tablas en sus encuentros no es la única anomalía que presenta el equipo berciano esta temporada en cuanto a resultados, ya que de las cinco victorias mencionadas ha logrado más fuera (tres) que en el otrora inabordable estadio de El Toralín. Bolo reconocía días atrás que sus jugadores están echando de menos el empuje de la afición, aunque confía en revertir esa situación cuanto antes.

De los próximos cuatro partidos, la Deportiva afrontará tres en casa ante Málaga, Zaragoza y Leganés, y sólo uno como visitante, en la jornada intersemanal del próximo 25 de noviembre, frente al Fuenlabrada.

Para el primero de ellos, Bolo no podrá contar con los internacionales Manu Hernando y Pascanu, mientras que sí tendrá a su disposición a Pablo Valcarce, que no pudo jugar en Mallorca por la ‘cláusula del miedo’ y, en principio, también recuperará a Moussa una vez que el maliense haya superado la cuarentena tras dar positivo por COVID-19 el pasado 27 de octubre.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
La Ponferradina no sabe lo que es empatar
La Ponferradina no sabe lo que es empatar