La subida del IRPF que el Gobierno tiene previsto aprobar en breve tiene en alerta al fútbol español. A los clubes y a los futbolistas. Porque ese 4% de incremento para las rentas superiores a 300.000 euros y de un 2% para las que superen los 130.000 le va a suponer al fútbol español en torno a 80 millones de euros.

El Gobierno prevé recaudar un total de 328 millones de euros debido a la subida del IRPF a las rentas más altas. Gran parte de ese nuevo gravamen lo pagará el deporte, que es donde hay un mayor número de trabajadores con contratos millonarios. Sólo esos 80 millones del fútbol suponen el 24,37 por ciento del total de la recaudación prevista.

La nueva medida, que puede ser aprobada en la primera reunión del Consejo de Ministros del Gobierno, que será el martes 14, ha puesto en alerta a LaLiga, que esta semana mandó una circular a todos los clubes avisando de lo que se les viene encima. Según la previsión hecha por la patronal, el impacto será de 80 millones, un pellizco que puede acarrear consecuencias secundarias como la fuga de algunos futbolistas o el reajuste de los presupuestos de los clubes, que a su vez revisarán a la baja los futuros contratos de los jugadores.

La mayoría de los clubes han hecho públicos sus presupuestos para la temporada actual 2019-20. Se pueden ver en sus páginas webs en el apartado Ley de Transparencia.

En la tabla que se adjunta bajo el epígrafe ‘Gastos en Plantilla’ figuran, en millones de euros, la cifra que incluyeron en la casilla ‘Gastos plantilla deportiva inscribible en LaLiga’.

Algunos clubes no han hecho pública la información de la temporada actual, y por eso en la tabla aparece la cifra correspondiente a las cuentas anuales del ejercicio anterior, la temporada 2018-19.

En total, el aumento de ese 4 por ciento suponen 69 millones a los clubes, cifra que subirá cuando se conozcan los datos de las entidades que faltan por informar. Entonces se corroborará esa estimación de LaLiga de 80 millones.

Según los cálculos, la subida del IRPF afectará a 750 jugadores. De Primera y de Segunda. En la máxima categoría sólo entre un 3 y 5 por ciento tiene un sueldo inferior a 300.000 euros. El salario mínimo (SMI) en Primera es de 155.000 euros. En Segunda, 75.000. En esta categoría la mayoría cobra por encima de 130.000 euros, pero pocos superan la barrera de 300.000, por lo que se les aplicará una subida del 2% y no del 4%.

Pero ¿quién debe pagar ese 4%, los clubes o los futbolistas? En unos casos serán las entidades y en otros los jugadores. La diferencia vendrá establecida por los contratos, si cobran el sueldo en neto o lo hacen en bruto. Los clubes que paguen en neto asumirán ellos el pago de la subida. Al contrario, si el futbolista que cobra en bruto será él quien se vea perjudicado. Real Madrid, Barça y Atlético suelen pagar en neto. Los clubes pequeños, en bruto.

El tipo de contrato que se está haciendo más común entre los jugadores es pactar un mínimo garantizado en neto para que así no le afecten la subida de tipos interés.

En España, la Comunidad Autónoma que más grava a sus ciudadanos de renta alta es Cataluña, con un 48% que ahora pasará a ser un 52. La que menos, Madrid, con cinco puntos menos, subiendo ahora de 43 a 47%.

Expongamos el ejemplo practico de un futbolista que pacta cobrar una ficha neta de 10 millones de euros. Su sueldo bruto en Madrid ahora sería de 14.300.000 euros. Con la subida, el que tenga pactado cobrar en neto siempre percibirá esos 10 millones, haciéndose cargo su club de esa incremento. Al contrario, quien tenga pactado el pago de su ficha en bruto siempre cobrará los 14.300.000 firmados, pero teniendo que asumir de su bolsillo esa subida de impuestos que le supondrá pagar 400.000 euros más en la declaración de la renta, de 4.300.000 a 4.700.000.

LaLiga, no obstante, trabaja ya en una estrategia para minimizar el efecto de esta medida fiscal.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
La subida del IRPF le quita el sueño al fútbol español
La subida del IRPF le quita el sueño al fútbol español