Deportivo y Mallorca se enfrentaban para recuperar sensaciones y puntos y en el cruce hubo un solo ganador: los bermellones. No sólo por los tres puntos, también porque pasaron por encima de un Deportivo que llegaba a Son Moix en un bache de juego y resultados que empieza a convertirse en crisis. Casi cuatro meses sin ganar fuera, sin ideas, tres partidos seguidos sin marcar. Triunfo coral de los baleares con el habitual héroe: Lago Júnior. Golazo del costamarfileño, que ya lleva nueve, para afianzar a Son Moix como un fortín y rozar los puestos de playoff.

De inicio Natxo se vio privado de su apuesta por el tridente por la lesión a última hora de Carlos, lo que colocó a Fede Cartabia de titular para jugar por detrás de Borja Valle y Quique. Poco le importó el once del Deportivo al Mallorca, que salió a comerse al rival y a arrinconarlo en su área a base de presión y dominio. Un cuarto de hora de acoso en el que los coruñeses no fueron capaces de dar tres pases, aunque sin ocasiones nítidas del rival. Pasado el arreón, los blanquiazules entraron en el partido y comenzaron a merodear la portería de Reina para pasar de dominado a dominador. Pero en el partido mandaban las defensas, con la estrategia o disparos lejanos como recursos más peligrosos. Lo probaron Sastre y Pablo Marí, pero ambos misiles salieron altos. Dominio alterno, poco peligro, mucho respeto, riesgos mínimos, empate justo al descanso.

El segundo acto comenzó con igual guión, pero con un Mallorca con ganas de morder. Primero fue un palo tras desviar de Pablo Marí un disparo de Sastre, luego un cabezazo de Pedraza que sacó con una buena mano Dani Giménez. Y de un lado a otro, porque poco después Domingos tuvo un cabezazo franco tras una falta que atajó con seguridad Reina. Y como un espejo, réplica del Mallorca. Primero Sastre, luego un remate de Abdón al larguero. Sin volcarse, sin volverse loco, el partido tomó un claro color bermellón ante un Depor que comenzó a cometer errores en cadena y a temblar. Y tanto fue el cántaro a la fuente que encontró agua. Fue Lago Júnior, casi inédito, que tras una potente galopada clavó un derechazo en la portería de Dani Giménez. Justo premio, justo castigo.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Lago Júnior castiga a un tembloroso Deportivo
Lago Júnior castiga a un tembloroso Deportivo