La Real Sociedad pretende que Anoeta sea el origen de algunas de las verduras de Gipuzkoa de dentro de un año. Esta afirmación suena rocambolesca, pero tiene una explicación en la novedosa iniciativa que ha puesto en marcha la Fundación de la Real en colaboración con las instituciones ‘Kutxa Ekogunea’ y ‘Ekotrade’. La idea es que a partir de ahora las cáscaras de las pipas que se coman en Anoeta se puedan reciclar para convertirlas en abono para el parque de huertas de Gipuzkoa. “El proyecto que ponemos en marcha es fácil de explicar, pero complicado de cumplir. En una temporada se recogen tres toneladas de cáscaras de pipas en Anoeta y al mezclarse con otros residuos ya no tienen ningún valor. Así que el objetivo es convertirlo en algo valioso para que se convierta en abono para las huertas de Gipuzkoa”, explica Andoni Iraola, director de la Fundación Real Sociedad.

Los datos sobre el consumo de pipas en nuestra Liga son elocuentes. En LaLiga, Primera y Segunda, se llegan a comer 100 toneladas de pipas, y el 70% de las cáscaras de esas pipas se echan al suelo. Es decir, ya no valen para nada. Es basura que no se puede reciclar. Pero a partir de ahora eso va a cambiar en Anoeta. “Pondremos a disposición de los aficionados que vengan a Anoeta unos recipientes que también son biodegradables. Tiene que echar ahí las cascaras de las pipas que coman. Y luego echar el recipiente al contender naranja. Sería de matrícula de honor si vacían las cáscaras y se guardan el recipiente para otro día. Si hacemos eso, el éxito lo tenemos garantizado porque la Real recoge las pipas y tras el tratamiento correspondiente se convierte en abono para las huertas de Gipuzkoa, y de ahí saldrán verduras, tomates… eso esperamos. Colaborar con nuestro entorno con un detalle pequeño”, dice Iraola. La iniciativa es pionera en nuestro fútbol, porque va a ser la primera vez que se convierta los residuos de un campo de fútbol en abono para la tierra. Cada partido de la Real servirá para abonar el parque de la tierra de las huertas de Gipuzkoa. “El objetivo a partir de ahora es que las 3 toneladas de cáscaras de pipas que se recogen en una temporada en Anoeta se conviertan en abono”.

Para poder poner en práctica esta iniciativa, se ha hecho una prueba piloto. “Se hizo el día del Athletic y el Huesca, solo en la tribuna este alta y se llegaron a recoger, 40 kilos de cáscaras de pipas en cada partido, algo menos el día del Athletic, por lo que podemos concluir que cuanto más aburrido es el partido, más pipas se comen”. Ahora se repetirá la experiencia en los partidos contra el Leganés y el Atlético de Madrid. Se va a ampliar la experiencia, para extenderla a otras zonas del estadio de Anoeta. “Con el plan que hemos hecho, para Semana Santa aproximadamente podremos estar ya en todo el estadio actual“, dice Iraola, cuantificando el objetivo.

Este proyecto llega con la colaboración de Kutxa Ekogune. “Promovemos no quedarnos solo con la concienciación sino también pasar a la acción. Buscamos que lo que hoy es una cáscara de pipas se convierta mañana en abono y en el futuro en verdura. Se trata de tener un territorio más sostenible”, dice Ander Aizpurua. Y del traslado de las cáscaras de pipas se encargará Ekotrade, cuyo responsable, Gorka Yarza, señala: “Es importante aunar esfuerzos entre todos para conseguir buenas metas dentro del reciclaje, por eso estamos tan contentos en participar en iniciativas innovadoras como el reciclaje de las cáscaras de pipas, que estaba abandonado. Estamos encantados de contribuir con nuestra labor”.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Las cáscaras de pipas de Anoeta se convertirán en tomates
Las cáscaras de pipas de Anoeta se convertirán en tomates