El Barcelona ha visto cómo se han reducido los ingresos de una manera sustancial desde que la pandemia asolara el planeta. Muy especialmente ha afectado este contexto a las seis tiendas oficiales que tiene en propiedad el club a través de la gestión de BLM (Barcelona License Merchandasing). De estos seis locales, sólo cuatro continúan con un horario comercial sostenible, mientras que las dos más grandes –Store Canaletes y Camp Nou– han tenido graves problemas de adaptación. De hecho, la más nueva de todas, Store Canaletes, un establecimiento de 1.900 metros cuadrados situado en el corazón de la ciudad, inaugurado a bombo y platillo el pasado 21 de febrero, lleva cerrado desde el momento en que se inició el Estado de Alarma -el alquiler era de 150.000 euros mensuales-, mientras que la tienda del Camp Nou, la más grande de todas, sólo abre hasta las 16 horas.

La pandemia ha obligado al club a modificar todos los presupuestos respecto a ingresos. De hecho, los responsables de las tiendas calculaban facturar un mínimo de un millón de euros mensuales sólo en camisetas, pero la falta de turistas por culpa de la pandemia y un error de la multinacional que proporciona la camiseta, ha llevado al club a un auténtico callejón sin salida.

Y es que en el mes de julio, Nike tuvo que devolver toda la remesa de camisetas de la gama Stadium de la temporada 2020/21, la más barata, que gira entorno a los 90 euros, porque había un defecto evidente en el material de fabricación al desteñirse los colores cuando se lavaba. Así pues, sólo tenía en stock, la gama más cara, conocida como Vapor Match, que gira entorno a unos 140 euros. El club exige a la multinacional americana una indemnización, cifrada entorno a los 15 millones de euros, por los agravios y daños sufridos, con amenaza incluida de acabar en los tribunales en caso de no satisfacerse.

Pero además, el futuro incierto de Leo Messi durante buena parte del verano -la época donde presumiblemente se venden más camisetas-, también acabó afectando a los ingresos en las tiendas, ya que la venta de la elástica del crack argentino acapara un 75% de la facturación total de camisetas.

Y para colmo, la humillación en la Champions ante el Bayern, también restó buena parte de la atracción por parte de los turistas para entrar en las tiendas a comprar objetos del FC Barcelona.

De hecho, desde el club se habla directamente de un descenso del 85% de los ingresos previstos en la venta de camisetas, al menos hasta el mes de septiembre.

Ahora, para colmo de los males, la Generalitat volverá a reducir el aforo de las tiendas a sólo un 30%, al menos los próximos quince días. Un nuevo elemento disuasorio para los pocos clientes, de cara a entrar en las tiendas oficiales del club.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Las tiendas oficiales del Barcelona, en caída libre
Las tiendas oficiales del Barcelona, en caída libre

Compartir
Artículo anteriorDura prueba para la Unidad B