La confianza en Javi Gracia se está agotando en el Valencia. Tras el empate contra el Cádiz, que fue el equipo que mereció la victoria en Mestalla, la continuidad del entrenador navarro se ha puesto en entredicho. En Valencia se está pendiente de la decisión que tome en Singapur Peter Lim, con voces en el seno del club que dudan de la permanencia en el banquillo de Gracia, que suma nueve jornadas sin lograr la victoria y que tiene al Valencia con 16 puntos, los mismos que el Elche, equipo que cierra la zona de descenso, aunque los ilicitanos con dos partidos menos.

El discurso que se daba en las últimas semanas desde la cúpula blanquinegra era de refuerzo a la figura de Gracia. Anil Murthy así se lo transmitió en primer persona hace dos semanas en una reunión en Paterna. Inclusive entonces se le indicó que llegarían refuerzos en el mercado invernal, asignatura pendiente en verano. A Gracia se le quería hacer partícipe de ello y se entendía que había una deuda moral con el técnico para reforzarle una plantilla que en verano se deshizo. Pero Gracia, en sala de prensa, puso en cuarentena tal intención y ahora lo que hay que poner en cuarentena es su continuidad.

El Valencia contempla otras opciones en el banquillo porque la situación es preocupante y el navarro no encuentra soluciones entre lo que tiene a su disposición. El calendario presenta dos partidos cruciales para el Valencia en términos de clasificación (Real Valladolid y Osasuna) y la cúpula che duda si con Gracia se sacarán adelante, un entrenador que en octubre puso su cargo a disposición del club y si no se fue es porque el Valencia no se le aceptó y le reclamó tres millones de euros en caso de rescisión. Desde entonces la implicación de Gracia ha sido con el vestuario pero no con el proyecto y los resultados han deteriodado la imagen de clavo ardiendo del valencianismo que tenía tras su llegada en verano.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Lim decide el futuro de Gracia
Lim decide el futuro de Gracia