La pandemia convierte el fútbol en un territorio imprevisible y las plantillas, en algo a mimar al máximo. Zidane lo sabe y además de involucrar a canteranos (Arribas, Marvin, Blanco…) tendrá que recuperar a miembros del primer equipo que están muy secundarios en sus planes. “Os necesito a todos”, le dijo el marsellés al plantel durante el tramo final de la Liga del Coronavirus y en esta la necesidad es incluso mayor. Entonces el equipo blanco sólo tuvo que afrontar 13 jornadas de Liga y el decisivo viaje al Etihad. Ahora el salto es triple: Liga, Copa y Champions. Mucho frente con sólo una incorporación real, la de Odegaard. Por eso, Zidane tiene que hacer management de vestuario con jugadores como Jovic, que sigue siendo caótico, Isco, que aparece y desaparece más que nunca del once, un Odriozola al que le abrió la puerta del Bayern mediada la temporada pasada y dos canteranos ya ‘veteranos’, Lucas Vázquez y Nacho, con futuros más que inciertos. Zidane tiene que recuperarlos a todos…

El asunto Odriozola es el más evidente de todos. Carvajal estará de baja dos meses y el lateral donostiarra quedó señalado para Zidane hace justo un año en el batacazo en Mallorca. Odriozola sabe, además, que la primera opción del club y entrenador para reforzar el lateral era Achraf pero al final se le vendió al Inter, principalmente, para hacer caja y no por razones estrictamente deportivas. Zidane ha empezado a trabajarse esa recuperación de Odriozola desde el 1-0 al Valladolid hace dos jornadas. Le dio un descanso a Carvajal pero finalmente le dio paso en lugar del donostiarra, exhausto. La suerte tampoco está del lado de un jugador que aún no ha hecho valer los 30 millones que le costó al club hace dos años. Sin el dos titular, Odriozola se perdió la oportunidad de volver a repetir en el once inicial del 0-2 ante el Levante por un problema en la cadera…

Jovic, una patata caliente a enfriar

Parece, desde fuera, que Zidane no supiera qué hacer con él. En verano se le buscó una cesión de última hora (Milán) que no cuajó, su vuelta al trabajo en la pretemporada no ha sido del gusto del marsellés y tampoco levanta cabeza con Serbia. En el debut liguero Zidane ni le hizo calentar pese al 0-0 contra la Real Sociedad y hasta fue preguntado por ello en la sala de Prensa. “¿Tiene algo contra Jovic?”, le preguntaron. Zizou escapó como pudo. “No tengo nada contra ningún jugador, fue por el dibujo y Karim estaba bien”. El técnico madridista intentó reactivar al serbio a su manera, lo puso ante los focos colocándolo como titular hace tres jornadas en el Villamarín y Jovic fue más de lo mismo: estuvo desaparecido. En el 71′ se fue al banquillo. Zidane, mientras, le mete presión con Hugo Duro, el nuevo punta del Castilla con experiencia en Primera y la Europa League, que ha sido escogido para entrar en la Lista A madridista para la Champions.

Isco y su magia aparecen y desaparecen

La presencia del malagueño está condicionada al dibujo, si Zidane opta por el 4-4-2 (donde Isco suele entrar) o un 4-3-3, en el que no encaja. Isco venía siendo un futbolista muy del gusto de Zidane en partidos grandes, ahí está la final de Cardiff o el duelo con el PSG del Bernabéu de la temporada pasada en un movimiento que sorprendió a Tuchel. Eso ha ido decayendo. No jugó ante el City en el Etihad en el partido que cerró la pasada temporada y en esta sólo ha sido titular una vez. Ahora, Odegaard se lo pone incluso más difícil. Contra el Levante, Isco jugó sólo dos minutos. La presencia en los últimos metros del mediapunta de Arroyo de la Miel se transformó la temporada pasada en goles europeos al PSG y al City, sin ir más lejos. Goles, lo que necesita este Madrid que sufre para evitar el unocerismo.

Lucas, futuro agente libre (o no)

Un caso peculiar es el del gallego. Está en su último año de contrato y el club no ha hecho ningún movimiento para que siga más allá de 2021. El canterano se la ha jugado y ha preferido quedarse, ha antepuesto las cuestiones deportivas a las económicas (el mes pasado recibió una suculenta oferta desde Qatar). De seguir las cosas como están, el 1 de julio de 2021 será una fecha muy especial para Lucas porque cumplirá ese día 30 años y quedará desvinculado por primera vez del Madrid desde que aterrizó desde el Ural de su tierra en 2007. Para Zidane ha venido siempre el futbolista número doce del equipo, por ser un multiusos y su influencia en el vestuario. Pero la temporada pasada su presencia pasó a ser muy reducida, apenas 1.031 minutos en toda la campaña. Diecisiete madridistas jugaron más que él. Su baza, además de la marcha de Bale y Brahim que le abrieron más hueco, es la reconversión en lateral derecho.

Nacho y la búsqueda del cuarto central

El complutense es un seguro de vida y Zidane está encantado con él y el sentimiento es mutuo, pero su condición de cuarto central está amenazada en el futuro por la búsqueda del club de otro zaguero joven que compita los próximos años con Militao. El Madrid frenó cualquier intento este verano por la crisis económica, pero el que viene espera reanudar esa cuestión y Nacho, con contrato hasta 2022, es consciente. Upamecano (Red Bull Leipzig), Gabriel (Lille)… varios son los nombres que manejaba la entidad antes de que estallara la pandemia. Upamecano, el favorito, seguirá a tiro en 2021. Nacho, mientras, no baja sus prestaciones y lo poco que le dan lo exprime al máximo: contra el Levante taponó la hemorragia en el lateral derecho blanco. “Es un gran profesional, siempre compite y muy bien”, dijo de él hace no mucho Zidane. El futuro es el futuro y Nacho ha venido teniendo también ofertas en los últimos años (especialmente de Italia), pero el presente con Militao irregular y recientemente lesionado pasa por hacer sentir al canterano de nuevo importante.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Los 5 ‘recuperables’ de Zidane
Los 5 ‘recuperables’ de Zidane