“Es lo mejor que le puede pasar a un entrenador, que hacer el equipo sea un dolor de cabeza”. Este es el cliché al que suelen recurrir los técnicos cuando tienen una plantilla cargada de jugadores que merecerían la titularidad y están sentados en el banquillo. Para Zidane, tomar decisiones para jugársela en el partido ante el Atalanta será más fácil que de costumbre. Las lesiones de larga duración en puestos clave han dejado pocas opciones. Tan pocas, que a día de hoy el once que se enfrentará a los italianos está claro y se recitará de esta manera: Courtois; Carvajal, Nacho, Varane, Mendy; Modric, Casemiro, Kroos; Lucas Vázquez, Benzema y Asensio… Eso, si no hay más percances antes del 24-F. Son los mismos once que jugarán ante el Valencia en una especie de ensayo general.

Del once tipo que debería ser se caen Ramos, operado del menisco interior de su rodilla izquierda, y Hazard (no llegará tras su última lesión muscular). La única duda razonable podría estar entre Lucas Vázquez y Vinicius, pero una vez que el gallego esté recuperado la elección para el técnico parece clara. Lucas ha llegado a acumular hasta 20 titularidades de manera consecutiva antes de su percance, y ha solucionado la papeleta tanto en el lateral derecho como en el extremo. Se ha ganado la renovación a pulso aunque aún no esté resuelta.

El otro puesto que podría bailar es en el centro del campo, si Valverde consigue coger tono suficiente para disputarle el puesto a alguno de los centrocampistas. Pero parece casi imposible que Zidane vaya a deshacer su trivote Casemiro-Modric-Kroos, con el que ha ganado sus tres Champions de manera consecutiva. Es curioso, en las dos última finales ganadas de esa secuencia, Isco fue titular junto al trivote mágico. Ahora, la relación entre el malagueño y el técnico se ha deteriorado de tal manera que el nombre de Isco ni siquiera entra en la ecuación.

El once de los últimos años.

Hay muy pocas caras nuevas en el once tipo del Madrid para el Atalanta. No las habría aunque fuera el de gala con Hazard y Ramos incluidos en él. En el que tendrá que jugar el día 24 en la ida de los octavos de la Champions sólo hay dos jugadores que han sido fichados en 2018 o después, Courtois y Mendy. En cambio, hay hasta seis que llegaron (fichados o desde la cantera) en 2013 o antes. Son Benzema (2009); Varane (2011); Modric (2012); Carvajal, Nacho y Casemiro (2013)… Kroos llegó en 2014 y Lucas Vázquez y Asensio, en 2015. Esta estadística revela la poca influencia que han tenido las últimas incorporaciones hechas por el Real Madrid, que llegó a gastar 395 millones en Militao, Vinicius, Rodrygo, Reinier, Jovic y Hazard, su último gran desembolso antes de cerrar el grifo.

Otro dato que ahonda en la idea de que el esqueleto del Madrid sigue siendo el mismo que el de aquel equipo victorioso del pasado más reciente es que la media de edad de los once que deben jugar ante la Atalanta es de 29,1 años. Muy elevada. Hay cuatro jugadores que pasan de los 30 años (Nacho, Modric, Kroos y Benzema). Los más jóvenes son Mendy y Asensio, ambos con 25. Y de haber estado Ramos (34) y Hazard (30) el dato sería aún peor. En comparación, el once tipo de la Atalanta, por ejemplo, tiene 27,1 años de media de edad. Sin ser muy baja, dos menos que el Madrid. Sólo hay dos jugadores del once tipo italiano con 30 o más (Toloi e Ilicic).

De cualquier manera no será la primera vez que Zidane saque su magia a pasear cuando la situación parece más apurada. En Champions ya ha resuelto dos match balls desde que volvió al banquillo del Madrid. La pasada campaña en Estambul, donde estaba obligado a sacar un punto ante el Galatasaray para seguir en la competición, y ante el Borussia Moenchengladbach esta temporada, cuando la victoria también era obligatoria. El Real Madrid ha caído en octavos de la competición (Ajax y City) en las dos últimas campañas. Levantar la orejona en esta es lo único que aseguraría la continuidad al técnico francés. Y ya tiene once.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Los elegidos de Zidane
Los elegidos de Zidane