A Lucas Aveldaño le está costando ganarse un hueco en el once, pero no baja los brazos. No le agrada mucho ser suplente, pero lo entiende porque los que elegidos están rindiendo a buen nivel. “Fuera no estás a gusto, pero el equipo responde y no hay motivos para grandes cambios. Un grupo se basa en eso, el que no juega tiene que sumar aunque no esté a gusto”, contó el argentino tras la sesión de ayer.

La ausencia de Jorge, quien está con la selección sub-21, más las molestias musculares de Carlos Ruiz le abren la puerta de volver a la titularidad, la segunda en Liga. “Las opciones están”, admitió. “Hasta la confirmación del míster no hay nada dicho, pero me toca seguir demostrando que estoy, quiero ponérselo difícil. La plantilla es muy competitiva, sin grandes diferencias entre los que salen y entran”.

Al defensa se le consultó por las dos caras del equipo: una buena en casa y otra diferente fuera. “En Valladolid y Córdoba nos faltó intensidad y sin intensidad no somos nada. En Lugo no fue un gran juego, fluido, pero arriba tenemos mucho”, explicó Aveldaño quien cree que el Tenerife tiene “de las mejores delanteras de la competición y si nos mentalizamos podremos hacer buenas cosas”, aseguró.

El sábado visitará el Heliodoro el Nàstic, equipo que no ha jugado la jornada pasada por el conflicto que se vive en Catalunya. “A lo mejor se les hace la semana larga por no haber jugado, son dos semanas de entrenamientos y es difícil manejar las cagas”, explicó el central. “Es un equipo que no encaja muchos goles aunque tampoco los hace”, avisó. “Es duro, pero repito que si nos centramos en nosotros lo sacaremos adelante. Es primordial cómo lleguemos al sábado. Hasta sin estar bien con el balón, pero siendo intensos y queriendo, siempre creamos oportunidades”.

Por otra parte, el inicio de la semana empezó con algunas ausencias para José Luis Martí. A las consabidas de Bryan Acosta (con Honduras) y Jorge Sáenz (con la Sub-21), se sumaron ayer Carlos Ruiz y Samuele Longo. El central se incorporó un poco más tarde a la sesión y tras dialogar brevemente con el entrenador se metió al vestuario. El delantero, por su parte, empezó con normalidad, pero sobre la mitad de los trabajos también se fue para la caseta. La presencia del italiano no parece dudosa, pero sí la del central quien tuvo que ser reemplazado en la recta final del duelo ante el Lugo.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Lucas Aveldaño: “Sin intensidad no somos nada”
Lucas Aveldaño: “Sin intensidad no somos nada”