Si hay un jugador al que le ha sentado bien la llegada de Mehdi Nafti al banquillo albivermello, ese sin duda es Manu Barreiro. El delantero gallego, que comenzó la temporada peleando por el puesto de ariete con Carrillo, se ha hecho dueño y señor de la punta de lanza lucense. Y lo ha hecho como debe hacerlo un delantero, a base de goles. El hecho indiscutible es que Barreiro es el pichichi del CD Lugo con siete dianas, una buena cifra goleadora que toma más relevancia si se tiene en cuenta que es la misma cantidad de tantos que anotó durante toda la temporada pasada.

Y es que Manu Barreiro está recuperando sus mejores números. Si la pasada campaña marcó un total de siete goles en Liga con 2440 minutos disputados, lo que arroja una media de un tanto cada 348 minutos. Sin emabrgo, este año su efectividad a aumentado notablemente, marcando el mismo número de goles pero habiendo disputado hasta ahora 1238 minutos o lo que es lo mismo, un gol cada 176 minutos. Es decir, a Barreiro le cuesta marcar un gol la mitad de tiempo que la pasada campaña.

Otra de las facetas en las que Barreiro se ha mostrado especialmente atinado es en el lanzamiento de penaltis, donde es prácticamente infalible. De hecho, de los siete tantos marcados cuatro han sido desde el punto fatídico. Unas cifras que demuestran la confianza tanto del entrenador como del propio jugador en sus capacidades. Manu Barreiro vuelve a tener la pólvora preparada.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Manu Barreiro recarga el cañón
Manu Barreiro recarga el cañón