Marcelo mantiene el pulso a Mendy y a Zidane. El brasileño ha visto cómo ha empezado la temporada y sabe que parte con desventaja en la pelea por los minutos, pero no se resigna y está dispuesto a dar la batalla. En su 15ª temporada en el Real Madrid, Marcelo afronta la temporada 2020-21 sabedor de que tiene mucho por ganar y muy poco que perder, a dos años de la finalización de su contrato con el club y a sus 32 años.

Mendy finalizó el curso pasado como titular para Zidane en los grandes duelos. No en todos, Marcelo también dispuso de momentos importantes, como en las visitas de Barcelona y PSG al Bernabéu, pero en el cómputo general Mendy tuvo más minutos y más peso, Zidane se fió más de él en los días del todo o nada. Y del mismo modo ha comenzado esta campaña, con titularidades para Mendy en Anoeta ante la Real Sociedad y en Sevilla ante el Betis.

Bien es cierto que Marcelo se cayó de la convocatoria ante el Betis por dolores en la espalda, pero en la mente de Zidane ya estaba que fuese Mendy el titular en el Villamarín y alinear al brasileño contra el Valladolid cuatro días después, en el debut de la temporada como local. De los tres partidos disputados hasta el momento, Marcelo ha sido elegido para el que, sobre el papel, era el más sencillo: en casa y ante un rival más asequible por presupuesto. Una prueba de lo que pasa por la mente de Zidane ahora, Marcelo sólo puede hacer una cosa y de momento la hace: ante el Valladolid cumplió con creces.

Marcelo, ante el Valladolid

Disputó los 90 minutos, remató dos veces, dio un 88% de pases buenos (59 de 67), se impuso en cuatro de siete duelos, hizo tres recuperaciones y su mayor agujero fueron, una vez más, las pérdidas: 14 balones perdidos, el segundo que más en el Madrid, sólo por detrás de un Casemiro (17) que ha empezado la temporada muy lejos de su mejor nivel. Marcelo, sin ser brillante, dio un buen tono defensivo y se ofreció suficientemente en ataque, sobre todo en la primera parte, aunque no logró ser decisivo. Su mejor ocasión fue un remate en el área con la derecha, muy desviado, pero que pudo acabar en gol a tenor de la posición y de su buena colocación.

A Marcelo ahora le espera muy probablemente el banquillo, este domingo en casa del Levante, un estadio complicado en el que el Real Madrid ya pinchó el curso pasado (1-0). Las ocasiones le llegarán racionadas y depende del brasileño demostrar en esos pocos momentos a Zidane que está para más, pese a rivalizar con un Mendy al que saca siete años y que aporta al Madrid ese equilibrio que el técnico tantas veces reclama para los suyos.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Marcelo mantiene el pulso
Marcelo mantiene el pulso

Compartir
Artículo anteriorRonald Araujo, ahora o nunca