La plantilla de la Unión Deportiva Las Palmas regresó en la mañana de este miércoles a los entrenamientos después de haber tenidos dos días y medio de descanso.

La principal noticia en la primera sesión preparatoria de la semana ha sido la confirmación de la lesión del veterano jugador grancanario Momo, que sufre una microrrotura fibrilar en el sóleo derecho, por lo que estará unas cuatro semanas de baja El medio realizó hoy trabajo de recuperación con los fisios, recibiendo atención médica.

También está de baja por problemas físicos el defensa balear Pedro Bigas, que prosigue con su recuperación, por lo que no estará tampoco ante el Atlético de Madrid.

La noticia positiva la aporta el lateral derecho brasileño Michel Macedo, que ya se ejercita con total normalidad con el resto del grupo, aunque aún no tiene alta médica, por lo que tampoco viajará hasta la capital de España. Se espera que la próxima semana pueda tener el alta para ser convocado ante el Málaga, si Paco Jémez lo estimara oportuno.

Por otro lado, el equipo se desplazará a Madrid este próximo sábado al medio día en vuelo chárter para jugar al domingo en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid. El regreso a Gran Canaria se producirá una vez concluya el partido también de manera directa.

Barranco Seco, la joya de la corona, a precio de oro

Uno de los grandes gastos que contemplan los presupuestos de las últimas temporadas del conjunto insular son las obras que desde hace más de un año se están realizando en Barranco Seco, el habitual campo de entrenamiento de la Unión Deportiva Las Palmas.

La magnitud de la misma, con el desmonte de la montaña y asentamiento del terreno donde irán ubicados los tres campos de entrenamiento, propició que los profesionales se tuvieran que trasladar al campo de El Hornillo de Telde, donde trabajan de manera provisional desde el pasado 10 de abril después de haberse invertido un millón de euros para dejar las instalaciones en la mejor de las condiciones posibles para el uso del equipo profesional.

Las previsiones de la empresa constructora de la Ciudad Deportiva es que esté finalizada antes que comience el próximo curso 2019/19. El presupuesto se ha disparado de manera inesperada, pudiendo acabar cerca de los 20 millones de euros, números muy lejanos a los 12 inicialmente presupuestados, algo que no es precisamente lo más idóneo para una entidad como la grancanaria.

Según el presidente amarillo, Miguel Ángel Ramírez, “esta importante obra la estamos pagando con nuestro propio dinero. Es verdad que inicialmente estaban tasadas en 12 millones de euros, pero en la zona en la que se hacen los campos es un relleno de escombros históricos que, con el paso de los años y las lluvias, hace que esa ladera se vaya cayendo y por eso se ha disparado el gasto, que se nos irá sobre unos 18 o 20 millones de euros”, defendió.

Solo cinco millones de euros del montante total de la obra van destinados a quitar la ladera y hacerla de nuevo. Había peligro de derrumbe y podíamos tener algún problema, pero, por, suerte, hemos podido actuar con serenidad antes de que se complicara más”, aclaró el jerarca insular.

Y esta importante construcción se realiza porque “no tener una Ciudad Deportiva con casi 70 años de historia era algo inconcebible y por eso estamos encariñados en poder hacerla para la comodidad de nuestro equipo, los que nos visitan, equipos filiales y de los aficionados que vengan a ver al equipo entrenarse. Se tendrán las mayores comodidades y por eso estamos haciendo una Ciudad Deportiva que esté a la altura de la UD”.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Momo, cuatro semanas de baja
Momo, cuatro semanas de baja