Se siente Tommy N’Kono “un privilegiado dentro de la gran familia perica”, por el cariño que desde hace décadas le profesan todos los aficionados del Espanyol. El actual asistente técnico del primer equipo perico y legendario portero se sinceraba en ‘Llobregat Blanc i Blau’ (Ràdio Despí), donde explicó desde sus orígenes, sin ídolos en la meta porque a Camerún el fútbol solo llegaba por la radio, a la fe en el desenlace de esta temporada: “Todos estamos confiados. El objetivo es el ascenso y de ahí no hay que desviarse”.

Recuerda N’Kono que, tras la Copa del Mundo de España-82, la primera oferta que recibió fue del Racing de Santander, donde estuvo a punto de recalar. “No llegamos a un acuerdo por una cláusula de los partidos internacionales que debía jugar con la selección”. Una vez de vuelta a su país, recibió otras tres propuestas: “el Espanyol, el Fluminense y el Flamengo. Le dije a mi mujer que nos iríamos al primero que llegase. Y, por suerte, llegó el Espanyol”, exclama, “gracias a Ramón París y al presidente Baró”.

Pero la carrera de N’Kono pudo dar un giro inesperado antes incluso de que siquiera pudiera imaginar que acabaría siendo un mito perico. “Cuando todavía estaba en África, me llegó una oferta del Barça”, admite el camerunés, que especifica que era una plaza para militar en el filial, y puntualiza: “Nadie recuerda que en España solo jugaban dos extranjeros y era muy difícil sacrificar una plaza para un portero”.

En un salto de dos décadas, rememora cómo descubrió a Carlos Kameni y lo llevó a hacer una prueba con el Espanyol, “pero como no tenía el pasaporte comunitario no podía jugar, y un par de años después, al obtenerlo, ya fichó”.

Su compatriota ha sido, no obstante, uno de los múltiples arqueros que N’Kono ha tenido bajo su disciplina en el club perico. “El que me ha dado más trabajo es Cristian Álvarez”, afirma sin titubear: “Tuvo que empezar de cero para ser un portero de Primera División. Hoy por hoy sigue jugando a un nivel muy alto. ¿Que no tenía conceptos tácticos? Ni tácticos ni técnicos”, asume, aunque matiza que “tenía la más grande de las predisposiciones”.

En la actualidad, se muestra N’Kono encantado de la competitividad entre Diego López y Oier Olazabal. “Cada fin de semana Vicente (Moreno) tiene problemas para elegir”, asegura. Y abunda: “La relación entre ambos es algo que no había vivido desde que estoy en el Espanyol. Es de respeto y de ayuda en todos los aspectos”.

Y de pasado y presente a futuro, para cerrar su conversación con los compañeros de ‘Llobregat Blanc i Blau’. De los canteranos Joan García y Ángel Fortuño expresa N’Kono: “Tenemos dos grandes porteros para muchos años si les respetan las lesiones”, a lo que añade algo nada baladí: “Su progresión es tranquila, porque con Pau y Germán tuvimos precipitación, hubo que echar mano de ellos porque no había otra posibilidad. Tenemos que intentar que la progresión sea natural, ya llegará su momento”, concluye el mito.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
N’Kono, la oferta del Barça y su magisterio con Cristian Álvarez
N’Kono, la oferta del Barça y su magisterio con Cristian Álvarez