Shinji Kagawa rescindió ayer su contrato con el Real Zaragoza y hoy se ha despedido a través de una rueda de prensa telemática en la que ha lamentado su salida: “Es muy difícil de entender y aceptar esta decisión. Sentí rabia porque yo quería seguir en el Real Zaragoza. Realmente yo no esperaba esta decisión y me hubiera gustado despedirme de otra forma de este club porque así ha sido un poco triste”.

El futbolista japonés, que ha señalado que ha hablado dos o tres veces con Rubén Baraja desde que comenzó la pretemporada, no sabe si el motivo de esta decisión ha sido su situación de extracomunitario, su alto salario o su rendimiento: “No sé cuál ha sido la razón. Si se hubiera dado esta situación el año que viene podría pensar que no estaban contentos con mi rendimiento, pero como aún me quedaba un año más de contrato no sé por qué ha sido. Si el problema hubiera sido económico, habríamos podido hablar”. Además, Kagawa asegura que no sabe qué hubiera pasado si se hubiera logrado el ascenso a Primera División.

El mediapunta, de 31 años, reconoce que no estuvo a su mejor nivel la pasada campaña y que estaba muy motivado para afrontar la que acaba de empezar: “Todo lo que he hecho en el Real Zaragoza ha sido muy especial. La pasada temporada no jugué muy bien, pero estaba muy bien preparado para ésta y tenía muchas ganas de jugar bien aquí. Es posible que la gente no está contenta con mi rendimiento del pasado curso, pero por ese motivo estaba más motivado para demostrar mi nivel este año”.

En cuanto a su futuro, Kagawa señala que le gustaría continuar en España, pero aún no hay nada definitivo: “Acabamos de rescindir el contrato y de momento no tengo ningún destino claro y debo pensar. Vine de Alemania a la Segunda División de este país porque tenía ganas de jugar en España, pero ahora mismo no puede decir nada en concreto”.

Por último, Kagawa ha tenido palabras de agradecimiento para la afición zaragocista y los que han sido sus compañeros en el Real Zaragoza: “El día de la presentación en La Romareda fue muy emocionante. Había muchos aficionados. Para mí han sido muy importante los mensajes de ánimo que me han mandado los hinchas tanto en las redes sociales como en la calle. Me han dado mucho cariño y quiero mostrarles mi agradecimiento. Espero que el Real Zaragoza ascienda. Zaragoza es una gran ciudad, en la que se nota que el fútbol es una parte importante, y se siente que este club tiene que esta jugando en Primera División. Y como yo no puedo jugar esta temporada, le dejo este reto a mis compañeros, que también me han mandado muchos mensajes, todos positivo. Hablando con ellos me sentía como si fuera una familia”.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
“No esperaba esta decisión; sentí rabia porque yo quería seguir”
“No esperaba esta decisión; sentí rabia porque yo quería seguir”