“La mejor defensa es un buen ataque”. El Atlético ha hecho suya la reflexión de Sun Tzu en El arte de la guerra y la versión más ofensiva del equipo rojiblanco, con dos jugadores muy verticales en las bandas, João Félix con Suárez en la delantera, más posesión en los encuentros y un aumento en los remates y las ocasiones, ha venido acompañado de los mejores números de la era Simeone en defensa durante un inicio de Liga. Jan Oblak se ha visto beneficiado de estar menos expuesto a las llegadas del rival, pero como siempre, ha estado preparado para actuar cuando le ha tocado (suma 24 paradas en la competición).

El esloveno tan solo ha encajado dos goles en los siete primeros encuentros de Liga que ha disputado (el Atlético debutó en la jornada 3 por la pasada Champions), cifras tan solo comparables con las conseguidas por el propio portero del Atlético en la temporada 2016-17, cuando conseguiría su segundo Zamora consecutivo con dos goles en contra en las siete jornadas iniciales para un total de 21 tantos recibidos en 30 encuentros. Posteriormente llegarían otros dos más, hasta que la temporada pasada Courtois rompió la racha con sus buenos números en el Real Madrid (20 goles en contra en 34 partidos). Sin embargo, este curso Oblak no quiere que se le escape su quinto premio, lo que le situaría como el guardameta más galardonado de la historia de la competición junto a Antoni Ramallets y Víctor Valdés.

Oblak también tiene en su poder el honor de ser el portero con mejor coeficiente de la competición, igualado con Liaño después de los 18 goles que encajó en 38 jornadas (0,47 por partido) durante la temporada 2015-16, misma cifra que el cántabro en la 1993-94. En aquella temporada, el esloveno había recibido cuatro goles en las siete primeras jornadas ligueras, estadística que repetiría en la 2017-18, 2018-19 y 2019-20. Con el propio Courtois bajo palos, el Atlético ganó la Liga 2013-14 después de recibir cinco goles en sus siete primeros partidos. Cifras que ahora Oblak está mejorando con creces.

El belga empeora sus números

Los dos goles encajados por el Atlético en siete partidos le sitúan como el equipo más difícil de perforar en toda LaLiga. El único que le mantiene el puso es Remiro en la Real Sociedad, que ha recibido cuatro, pero en nueve encuentros, ya que sí inició la competición desde la primera jornada. Courtois, ganador del último Zamora, vio como el Valencia le hacía cuatro goles para un total de nueve tantos en contra en ocho partidos. Ter Stegen por su parte no pudo debutar por unos problemas de rodilla hasta la pasada jornada, cuando el Betis le hizo en 90 minutos los mismos goles que ha encajado Oblak en 630. David Soria, un seguro en temporadas anteriores, ha comenzado peor en el Getafe con nueve goles en contra en ocho partidos y Unai Simón, que el curso pasado tuvo muy buenos números en el Athletic, lo ha hecho con nueve en nueve.

Cara B en Champions

Oblak quiere trasladar esa fiabilidad liguera a la Champions, donde el equipo está sufriendo mucho más. Los cuatro goles recibidos contra el Bayern vinieron acompañados por dos ante el Salzburgo y uno de penalti contra el Lokomotiv, lo que hace un total de siete goles en contra en tres partidos, muchos de ellos precedidos por fallos defensivos importantes. El Atlético deberá volver a sus fueros en la competición europea si quiere competir por cotas altas. No hay que olvidar que, pese a ser un equipo mucho más ofensivo, el equipo de Simeone siempre se ha sostenido desde su defensa.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Oblak levanta el muro atlético
Oblak levanta el muro atlético