Valencia huele a fallas. Huele a pólvora. Y hoy también huele a derbi. El Ciutat de València se engalana para recibir a un Villarreal más necesitado que nunca. Pero es que el Levante tampoco es que esté para tirar cohetes. Sin sentir el abismo no puede dejar de mirar el retrovisor porque más adelantamientos a izquierda y derecha podría terminar siendo letales (sigue el partido en directo en As.com).

Muchas dudas. Más allá de las puramente deportivas y de si jugará éste o el otro. La principal, qué Villarreal se verá en Orriols. La versión Jekyll o la Mr Hyde. El Submarino anda a la deriva en la Liga, estrellándose cada semana con el iceberg de turno y sin la mínima oportunidad de sacar un poco la cabeza para ver alguna isla donde naufragar. Y en Europa, al mismo tiempo, paseo triunfal. Sacando pecho. Así llegan de Rusia donde no gana cualquiera. Calleja lo tiene claro y el vestuario, también. Veremos.

El Levante, por su parte, anda entre la resignación y la desidia. Se ven con la salvación a tiro de piedra, pero hay que rematarlo. Y la impotencia de pelear cada semana contra los elementos. En este caso con nombre y apellido: VAR. En Butarque explotó todo y hay demasiado en juego como para seguir cayendo en el error. Por eso el vestuario cierra filas y ha de volver a ser el conjunto resolutivo de no hace mucho.

Vayamos al campo. Calleja no parece que vaya a sorprender mucho. Las rotaciones de Europa dan más que sentado un once con la única duda de Morlanes o Cáseres en el medio. Dos estilos. Y arriba, Bacca y Gerard pelean por un puesto. Casi igual está Paco con Roger y Mayoral. El primero es gol. El segundo, otras cosas. También Coke llama a la puerta del once. Y casi seguro se abra. Veremos pues.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Orriols reedita un derbi que marcará al equipo perdedor
Orriols reedita un derbi que marcará al equipo perdedor