Ojo de Halcón suena bien. Nos retrotrae a
Fenimore Cooper
y a su universal último mohicano. Un indio con buena vista, que donde ponía el ojo, ponía la bala. En el tenis, el susodicho no deja pasar un error. Las líneas son su coto de caza….
Source: Mundo deportivo Primera division

Datos del contenido y su autor:
Para VARtirse de risa, oiga
Para VARtirse de risa, oiga