La plantilla de la Ponferradina continúa preparando el partido de este domingo ante el Albacete en el Carlos Belmonte mientras en los despachos de El Toralín se mira de reojo a los movimientos del Girona y al supuesto interés del equipo catalán por hacerse con los servicios de Óscar Sielva.

El entrenador blanquiazul, Jon Pérez Bolo, aseguró tras el partido ante el Castellón que lo único que sabe es por la prensa, pero que en cualquier caso “el que se quiera llevar a un jugador de la Deportiva ya sabe lo que tiene que hacer: pagar la cláusula de rescisión”, que en este caso asciende a medio millón de euros.

Aunque de momento no se han producido más movimientos al respecto, lo cierto es que la salida de Sielva sería un grave contratiempo para los planes de Bolo, que tiene en el centrocampista a su mariscal de campo. No en vano, ha jugado prácticamente todo desde que llegó a Ponferrada en 2018, siendo pieza clave en el ascenso y en la posterior permanencia en Segunda.

Caro, feliz de regresar

Por otro lado, tras el entrenamiento de este miércoles José Antonio Caro atendió a los medios para expresar su felicidad por volver a estar en la Ponferradina: “Tenía muchas ganas de venir aquí si tenía la opción de salir cedido del Valladolid. Me siento muy querido y estoy como en casa. Cuando me fui el año pasado tuve una mezcla de alegría por poder jugar en Primera y tristeza, porque en Ponferrada me volví a encontrar como jugador y me sentía importante”.

El meta andaluz, titular el sábado ante el Castellón, aseguró que este año no se repetirá el precipitado fin de su cesión por parte del equipo pucelano: “Quiero estar aquí hasta final de temporada y estoy seguro de que será un gran año”.

En el vestuario de El Toralín coincidirá con dos viejos conocidos: Curro, con el que comparte origen en La Palma del Condado, y Amo, con el que ambos coincidieron en el Sevilla Atlético.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Pendientes del futuro de Sielva
Pendientes del futuro de Sielva