Por ser, es Pepe Mel un hombre consecuente con su discurso, fiel a sus ideas, claros y concisos sus mensajes, en ningún caso víctima de la improvisación. En la ensalada de emociones en la que se ha convertido la temporada de Las Palmas, vencido ya el primer tercio de la misma (14 partidos), tan pronto en puestos de descenso como roneando con los playoff, ni que el ascenso fuera imposible, el entrenador madrileño se ha mantenido fiel, lesiones a un lado, a su particular guardia pretoriana, indiscutibles como son varios de sus futbolistas en cada línea.

Desde que se oficializara su fichaje, y una vez superados los problemas en las costillas que retrasaron el inicio de su tercera etapa como amarillo (ante el Girona, derrota 1-0), parecía evidente que el equipo gravitaría en torno a Jonathan Viera, acaso el mejor jugador de la categoría por talento innato. Contando aquel duelo de Montilivi, el talentoso mediapunta de La Feria ha jugado los ocho partidos posibles, acumulando 661 minutos, titular en todos ellos.

Línea por línea, Mel parece tener claros, al menos en el primer tramo de la temporada, sus principales bastiones. Ya desde la temporada pasada se sabía, tras la lesión de Raúl Fernández, que Josep estaba ante su gran oportunidad. Este curso ha estado disponible en 13 partidos, jugando todos los minutos posibles, 1170, más que nadie en esta UD. Únicamente se perdió uno, ante el Deportivo y en el Estadio de Gran Canaria (3-0), y fue porque estuvo convocado por la selección sub21. Ese día en la portería estuvo Valles, quien de momento deberá esperar su turno, imposible una vez se confirme el regreso de Raúl.

Defensa. La línea que menos problemas le ha causado en la alineación a Pepe Mel en este primer tramo de la temporada es la defensa. No se discute la titularidad de Alberto de la Bella, que acumula 1.157 minutos de juego durante los 13 partidos en los que ha competido, tan notable su mejoría en el carril izquierdo con respecto al curso pasado. El dueño de la otra banda es Álvaro Lemos (12 partidos), ahora lesionado, mientras que en el eje el protagonismo se lo reparten entre Aythami (11 partidos) y Mantovani (10), ahora de baja.

En el centro del campo mantiene una confianza ciega en Ruiz de Galarreta (13 partidos), y ya no hay quien saque a Fabio del doble pivote (10). Kirian suma 11, más intermitentes sus apariciones, mientras que Srnic ha dado un paso al frente (11 duelos). A Pedri no se le toca (10 partidos, ahora con la sub17), y Pekhart y Narváez pujan por la vacante que dejó el lesionado Rubén Castro.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Pepe Mel tiene bien definida su guardia pretoriana
Pepe Mel tiene bien definida su guardia pretoriana