Si hay un momento para poder fichar a un jugador como Pogba, el gran anhelo de Zidane, es este. Como sucedió en 2016, parece que este verano va a volverse a abrir la puerta que termina en la contratación del centrocampista campeón del mundo, que ahora tiene 27 años. El futbolista tiene contrato con el United hasta 2021 y, según ha podido saber AS, su club ha iniciado los contactos para renovarle, consciente de que, si no lo hace, sería mejor venderle y hacer caja con él.

Las diferencias de Mino Raiola, su agente, con la entidad inglesa y especialmente con su entrenador, Solskjaer, son ya más que evidentes. Hasta el punto de que han dado lugar a un equívoco importante sobre la duración del contrato de Pogba con el United. “Está comprometido con el club hasta después de la Eurocopa de 2020 (debía jugarse este verano) y luego, si es necesario, ya hablaremos con el United”, dijo el agente a mediados de febrero en la emisora Talk Sport. Pero la realidad es que Pogba firmó en 2016 por cinco años, hasta 2021, con la opción unilateral del United de ampliar por doce meses más. Esa cláusula es una de las obligaciones que impone sistemáticamente el director general, Woodward, a todos los futbolistas. Bruno Fernandes también la ha tenido que firmar.

Sin embargo, según apuntan fuentes conocedoras de la situación de Pogba a AS, en el caso del francés esa posibilidad de ampliar un año el contrato no sirve de nada. “Sólo serviría para enfadar al futbolista y que forzara su salida, o para que se fuera un año más tarde irremediablemente”. El United está obligado a intentar renovarle, por tanto, este verano, de mutuo acuerdo, para que Pogba no entre en su último año de contrato. El Madrid tiene una oportunidad ideal.

La relación entre el United y Pogba pende de un hilo. Desde la entidad se acusa a su representante, Mino Raiola, de “crear una cultura de división”. Parece el agente decidido a sacar al jugador de allí después de que, el verano pasado, el United incluso le pusiera precio: 180 millones de libras (200 de euros) “Paul es nuestro jugador y no de Mino”, se quejó Solskjaer a los medios después de un ataque de Raiola en los medios. Y el agente contestó en su Twitter. Fue el pasado 17 de febrero: “Pogba no es mío ni tampoco de Solsjkaer. No puedes tener a nadie en propiedad durante un largo periodo ni en UK ni en otro sitio. Espero que Solskjaer no quisiera sugerir que Pogba es un prisionero”.

Cambio de valor.

Pogba costó 120 millones de euros al United en el verano de 2016, cuando también lo pretendía el Madrid de Zidane. “Es un gran jugador, me gusta, es muy bueno”, llegó a decir públicamente entonces el técnico francés para dejar claro a Florentino sus preferencias. Pero el Madrid estaba en proceso de contención de gastos. Sin embargo, esta temporada ha estado cargada de lesiones (en el tobillo) para el jugador, que sólo ha podido disputar seis partidos como titular y dos como suplente, y la estimación es que podría salir por 100 millones, cantidad que podría disminuir dependiendo de cómo afecte la crisis del coronavirus a las finanzas del fútbol.

Zidane y Pogba mantienen una excelente relación. El futbolista encaja en este nuevo fútbol de transiciones rápidas que propone el técnico francés en esta segunda etapa al frente del Madrid. Los dos pudieron verse el pasado mes de octubre en Dubai. Ambos pasaban allí unos días (el jugador, recuperando su lesión) y pudieron hablar largo y tendido. Mirror Sport los cazó y fueron portada. “Ha sido una pura coincidencia”, se excusó Zidane. Ahora, la marcha de Pogba no sería tan dolorosa para el United, al que le está funcionando Bruno Fernandes, nuevo ídolo de la grada, y que tiene ya programado el fichaje del centrocampista de 24 años del Aston Villa Jack Grealish. Pogba, ahora o nunca.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Pogba, ahora o nunca
Pogba, ahora o nunca

Compartir
Artículo anteriorEl calor, jugador número 13