“Al final acabarán pagando los de siempre”. Esta es la sensación general que hay entre los empleados del FC Barcelona respecto a la amenaza velada de un posible ERTE ante la inactividad absoluta que se ha sumido en el club por culpa de la pandemia del coronavirus. Evidentemente, la situación no es la misma para los 900 empleados que cuenta el club en nómina. Ellos representan sólo una masa salarial de 40 millones de euros, a años luz de los más de 600 millones que suponen las fichas profesionales de los futbolistas,pero eso no quita para que sean conscientes que los recortes también les puede llegar a ellos.

La preocupación ha aumentado entre los trabajadores del club, sobre todo tras la filtración de que el club estaría planteando a los jugadores profesionales una reducción salarial del 70%, ya que existe la sospecha real que la proporción para los empleados se mueva en un entorno similar en el caso que finalmente el club ejecute el ERTE. Por ahora, en el Comité de Empresa no han recibido ningún ‘input’ por parte del club, ya sea en uno u otro sentido. Jaume Feliu, presidente del Comité, sigue expectante para conocer las intenciones de la entidad blaugrana. Feliu, que ejerce responsabilidades en el Museu del club, defiende a los trabajadores del club desde hace pocos años, cogiendo el relevo que dejó durante casi dos décadas el fisioterapeuta Jaume Langa, ya jubilado.

“Estamos pendientes del móvil para que nos digan si hay alguna novedad”, asume un empleado del primer equipo, resignado porque “estamos jodidos por la salud de los nuestros y también ahora por nuestros sueldos”. Serán los jugadores quienes den el primer paso. Si aceptan la rebaja del 70% del sueldo, la masa salarial del club se vería reducida notablemente, por lo que posiblemente el club no necesitaría medidas adicionales para recortar los gastos ante la falta de ingresos.Otra cosa es si finalmente la reducción acordad es mucho inferior, entonces el club podría plantearse meter mano a los bolsillos de los empleados. A día de hoy, ningún empleado ha recibido ninguna notificación sobre el ERTE, pero siguen esperando. Evidentemente el espectro de trabajadores del club es tan amplio como heterogéneo, ya que no es lo mismo un alto ejecutivo, como Oscar Grau o Eric Abidal, porponer un ejemplo, que la persona que atiende en taquillas del club, pero todos sin excepción están viviendo con preocupación y resignación la situación que está atravesando el club.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Preocupación de los empleados del Barça por el inminente ERTE
Preocupación de los empleados del Barça por el inminente ERTE