Los mismos madridistas que el sábado sufrieron viendo como su admirado Marcelo (durante 11 años fue el mejor heredero de Roberto Carlos y el mejor lateral zurdo del mundo, reconocido por la propia FIFA en sus votaciones anuales) ha entrado en un declive físico y futbolístico terrible e imparable, asistieron este domingo, entre nostálgicos e irritados, a un nuevo partidazo de Sergio Reguilón con el Tottenham de Mourinho. Aunque el derbi londinense acabase 3-3 tras un último cuarto de hora increíble del West Ham (coincidiendo, por cierto, con la entrada de Gareth Bale al campo…), Reguilón fue de los más destacados de los Spurs, por detrás de Kane y Son, autores de los goles. Reguilón estuvo muy activo en la banda izquierda y fue el asistente idóneo de Kane en la jugada del 3-0, con un pase perfecto con su zurda a la cabeza del ariete del Tottenham. Kane se abrazó al canterano madridista señalándole con el dedo y dándole las gracias por su asistencia. Ya es el cuarto partido de Reguilón con el equipo de Mourinho, que está bastante contento con su rendimiento, tanto en defensa como en ataque.

Conviene aclarar que Reguilón fue traspasado al equipo londinense porque Zidane le trasladó al club este verano que no contaba con él. Nunca le quiso y es un misterio esa negativa a aceptar la enorme progresión de un jugador que ya es titular en la Selección Española y en el Tottenham. No hay que olvidar que hace dos temporadas, con Solari de entrenador, Reguilón y Vinicius eran el poco aire fresco de un equipo que ya anunciaba que era necesaria cierta renovación en la estructura de su plantilla. Solari, con visión profética, sentó en el banquillo a Marcelo e Isco, los dos jugadores más señalados tras la dolorosa derrota del sábado ante el Cádiz. Pero nada más volver al banquillo Zidane tras la destitución de Solari (marzo de 2019), se cargó literalmente a Reguilón, borrándole de las alineaciones y sacando de inicio, un día sí y otro también, a Marcelo. Por si había dudas, en el verano de 2019 Zidane pidió el fichaje de Mendy, por el que el club pagó 48 millones de euros al Olympique de Lyon. En los despachos del Bernabéu, al contrario, siempre creyeron en las posibilidades de Reguilón, por lo que se han negado a desprenderse del todo de él.

En la temporada 2019-20 jugó cedido en el Sevilla de Lopetegui, con un rendimiento excelso. Jugó 38 partidos, metió 3 goles y dio 5 asistencias, siendo uno de los hombres clave en meter al equipo hispalense en la Champions y en la conquista de la Europa League ante el Inter. Este verano, Zidane insistió en que no contaba con él, por increíble que parezca. Por eso el club le buscó equipo en la Premier. Mourinho pidió su fichaje y Reguilón firmó con los Spurs, pero el Madrid se ha asegurado el billete de regreso del canterano con una plusvalía de apenas 10 millones de euros. Lo ha vendido por 30 y lo podrá recuperar, tanto en 2021 como en 2022, pagando 40. Es el último intento por no perder un jugador salido de la Fábrica de Valdebebas y que no ha podido lucir su talento con el equipo de toda su vida por una decisión personal y exclusiva de Zidane. Un capricho, un veto, algo personal… Puede que haya sido una buena operación económica, pero a su vez ha sido un ruinoso negocio deportivo. El 16 de diciembre cumplirá 24 años Sergio Reguilón, una edad perfecta para tener varias temporadas a pleno rendimiento. Zidane tendrá la palabra el próximo verano…

 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Reguilón: caro veto de Zidane
Reguilón: caro veto de Zidane