El mal momento de Clement Lenglet, la precariedad física de Samuel Umtiti y la inexperiencia de Óscar Mingueza, dejan ahora mismo a Ronald Araújo como la única alternativa fiable para acompañar a Gerard Piqué en el eje de la defensa de cara a los difíciles compromisos que ha de afrontar el equipo de Ronald Koeman.

Araújo se lesionó el pasado 7 de febrero de manera fortuita durante el partido ante el Betis, diagnosticándole un esguince de grado dos en el tobillo izquierdo y un tiempo oficioso de baja de unas tres semanas. Sin embargo, el central uruguayo, consciente de las carencias del equipo en defensa, intentó recuperarse en un tiempo récord, sólo nueve días después de su lesión, para llegar al partido ante el PSG. El jugador apretó tanto para llegar a este partido que estaba dispuesto a infiltrarse. Sin embargo, Koeman y los médicos rechazaron esta opción: el riesgo de recaída era muy alto. Además, el técnico holandés contaba con un as en la manga de cara el regreso de la Champions: Gerard Piqué.

Según ha podido saber AS, la recuperación del central uruguayo está llegando ya a la recta final: está previsto que en los próximos días se reincorpore al grupo con el fin de que pueda ir convocado para el partido ante el Sevilla del 27 de febrero en LaLiga, o, como muy tarde, para la semifinal de Copa ante el Sevilla del 3 de marzo. De hecho, el próximo 28 de febrero se cumplirán las tres semanas de baja, por lo que se confirmarían los plazos marcados por el club.

No hay que olvidar que hasta la lesión, Araújo se había convertido en el central más en forma del equipo, gracias a su contundencia y liderazgo. De ahí que el técnico holandés considere vital recuperar al jugador para fortalecer la línea defensiva, que en los últimos partidos está en el ojo del huracán por culpa de una serie de errores que han costado más de una derrota.

La posibilidad de contar con Piqué y Araújo de cara al doble compromiso contra el Sevilla aumentan las opciones de que el equipo blaugrana asiente su juego de retaguardia y frene la sangría de goles que está encajando en los últimos partidos. De hecho, desde el 24 de enero que el Barcelona no deja la portería a cero: precisamente ante el Elche (0-2), el próximo rival en el calendario. Desde entonces, ocho partidos seguidos encajando, con un balance de 16 goles en contra, a casi dos por partido. Un déficit inasumible para cualquier equipo que aspire a ser campeón.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Ronald Araújo, al rescate
Ronald Araújo, al rescate