Gareth Bale (30 años) vuelve a ser protagonista: se cumple un año desde su último gol en el estadio Santiago Bernabéu. El 16 de marzo de 2019, el Madrid recibía al Celta en un ambiente turbio. Al regreso de Zidane al banquillo madridista se le unía el desencanto de una afición que había visto cómo en apenas una semana había perdido cualquier posibilidad de levantar un segundo título tras haber levantado el Mundial de Clubes en diciembre de 2018. Zizou regresaba a la que había sido su casa y lo hacía volviendo la mirada a una serie de jugadores que habían quedado retratados a ojos de la parroquia blanca. Uno de ellos era el propio Bale.

Tras una primera parte insulsa, los blancos se acabarían imponiendo por 2-0. El segundo tanto fue obra del 11 blanco: fue un avance de Marcelo por la banda izquierda en el minuto 77. El brasileño centró a Bale, que irrumpía por el centro. Éste controló el balón. Se lo colocó para su pierna derecha y no dudó: soltó un zapatazo cruzado que tocó en el poste y entró. Era su octavo gol en LaLiga 2018-19 (el decimocuarto en toda la temporada, tras otros tres tantos en Champions y otros tres en el Mundial de Clubes)… y el último gol del extremo blanco que ha visto el estadio madridista desde entonces.

La pasada temporada aún participaría en tres encuentros más en el coliseo blanco (ante Huesca, el único que completó, Eibar y Athletic), pero no vio puerta. Y en la actual, hay un dato demoledor: sólo ha completado un encuentro de los siete que ha estado disponible para Zidane. Cierto es que ha tenido diversas lesiones musculares (problemas en el tobillo, lesiones en el sóleo) para estar partidos de baja. Pero también ha habido otros factores: no jugó ante el Levante (jornada 4) en la presente campaña al ser expulsado por doble amarilla en Villarreal, por ejemplo, y también porque el galés no ha puesto de su parte en su relación con el entrenador, que siempre ha buscado reintegrarle con el grupo. La pasada campaña, sin ir más lejos, decidió irse a Gales tras perder en Vallecas con el Rayo: pidió que un coche del club le llevase al aeropuerto desde el estadio vallecano, algo que enfadó y deterioró su relación con el técnico: no fue convocado para el penúltimo encuentro en casa, ante el Villarreal, y el encuentro final de la temporada lo vio desde el banquillo.

Este año volvió a repetir incidente: Zidane decidió no convocarle para el encuentro ante Osasuna (se jugaba entre semana) con la intención de que estuviera fresco para el derbi ante el Atlético. Al jugador le sentó mal dicha decisión técnica. Ante los rojiblancos se le vio apático y no fue convocado para el partido ante el Brujas en el regreso de la Champions al Bernabéu. Es más, ese día llegó con el partido comenzado (empezaba a las 18:00 horas y el galés entró minutos más tarde al estadio). Desde entonces, o bien no ha terminado ningún partido, o ha entrado desde el banquillo, o lo ha visto desde su asiento con el resto de sus compañeros. Sólo ha completado un encuentro en el Bernabéu en este curso: en el empate ante el Valladolid en la segunda jornada de Liga…

 

 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Se cumple un año del último gol de Bale en el Bernabéu
Se cumple un año del último gol de Bale en el Bernabéu