La hoja de ruta del Real Madrid para el día después de Zidane se aclara. Apunta más que nunca a Raúl. La entidad venía manejando dos vías para cuando llegue el momento de que otro entrenador tome el relevo a Zizou. Una de esas vías era conservadora, la de Mauricio Pochettino, técnico muy del gusto de Florentino Pérez que llevaba más de un año libre; la otra es apostar por el gen Real Madrid, el de este Raúl que se cuece a fuego lento como entrenador en el Castilla.

Pochettino acaba de salirse de esa ecuación una vez que ha ligado su futuro al PSG desde esta misma semana. Lo hace después de decir que no al Madrid tras la primera salida de Zidane porque acababa de renovar a largo plazo con el Tottenham, aunque siempre se dejó querer con mensajes al palco blanco (“Es positivo que el Madrid se fije en ti”, dijo el año pasado) y guiños a la grada (“Jamás entrenaría al Barça”). Desde que se quedó en el paro, hace 14 meses, el argentino era un técnico en la recámara hasta el punto de que el reciente batacazo del Madrid contra el Shakhtar le hizo tendencia en España en las redes sociales. Florentino se queda, de momento, sin esa carta.

El Madrid tampoco había puesto todos sus huevos en esa cesta. Viene considerando a Raúl como un heredero natural de Zidane para el futuro. Mismo pasado relevante como futbolistas del club blanco, mismo inicio como técnicos, al calor y tranquilidad de La Fábrica de Valdebebas, ambos cuentan con gancho entre la parroquia madridista y sobre todo, son ganadores natos. Casi el mismo molde en dos cuerpos distintos. Y la fórmula está funcionando con Zidane. El Siete inició el camino que emprendió Zizou antes que él y se está mostrando como entrenador. Ha iniciado su segundo año en el Castilla pero ganó avales cuando le tocó coger temporalmente el Juvenil en agosto pasado y en un mes y medio lo hizo campeón de Europa. Una brillante UEFA Youth League de la que fue testigo in situ Florentino. La entidad tomó nota de un Raúl sobresaliente en la gestión grupal y muy inteligente en lo táctico. Avanzado para llevar apenas dos temporadas en repartidas entre los banquillos del Cadete B, Juvenil B y Castilla.

Madridismo en vena

Raúl ha venido poco a poco recuperando su presencia en el día a día del Madrid. Sin ir más lejos estuvo en el acto de presentación (el segundo) de Zidane hace dos años. Una reconciliación con el club que está en la misma línea que la ha emprendido ahora Casillas. Dos iconos a los que Florentino ha reconducido a la que fue siempre su casa, cerrando heridas. “Zidane es una bendición del cielo”, proclamó Florentino mientras el equipo levantaba la Supercopa de España en Arabia Saudí. Mucha gente piensa, en Valdebebas, que tener a Raúl también lo es…


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Sólo Raúl después de Zidane
Sólo Raúl después de Zidane