El Atlético definió su plantilla el día 5 con el cierre del mercado. Esta campaña los laterales rojiblancos serán Trippier y Vrsaljko, por el lado derecho, y Lodi y Manu Sánchez por el izquierdo. Sin embargo, el viernes pasado se hizo público que el croata había sido intervenido quirúrgicamente de su rodilla izquierda y estará de baja un mes y medio, por lo que no volvería hasta diciembre. Por tanto, cualquier ausencia de Trippier en el carril derecho durante ese periodo, por lesión, sanción o descanso, tendría que ser cubierta por un jugador fuera de su posición o recurrir al filial, donde el canterano Ricard puede ser una solución de emergencia (es la alternativa con la que ha probado el Cholo durante este parón de selecciones en los entrenamientos).

Por el otro perfil, Lodi tiene como suplente a un canterano, Manu Sánchez, que ya debutó con el primer equipo el curso pasado, aunque tiene poca experiencia en la élite (apenas 446’ en seis partidos entre todas las competiciones). El brasileño fue indiscutible para Simeone el año pasado, su primero en la entidad, siendo el cuarto jugador de campo que más minutos acumuló durante la temporada, con 3317’ en 46 partidos disputados. Más allá del alto nivel que mostró, una de las razones por las que sumó tantos minutos fue que no tuvo un suplente de garantías que le pudiera dar descanso. Durante la mayor parte de la temporada se alternaban entre Saúl y Hermoso para reemplazar a Lodi cuando se ausentaba, pero tras la vuelta de LaLiga después del parón por el coronavirus, fue Manu el que se encargó de esta tarea.

La actual situación en los costados de la defensa rojiblanca hace que haya cierto temor a que los titulares sufran cualquier tipo de lesión o sanción que les impida jugar. Ambos son indiscutibles con Inglaterra (Trippier) y Brasil (Lodi) y han sido importantes en estos compromisos de sus países (aunque el inglés se perdió el último partido de los ‘pross’ ante Dinamarca por motivos personales). Hasta hoy o mañana no se reincorporarán a los entrenamientos del Atlético y es de suponer que necesiten descanso de cara al partido contra el Celta del sábado a las 16:00 horas en Balaídos. Simeone es muy partidario de rotar, sobre todo después de los parones de selecciones, y nada hace indicar que esta vez vaya a ser una excepción.

Lo llamativo es que este verano se han producido salidas en ambos laterales. El curso pasado el carril derecho colchonero tenía tres ocupantes (Trippier, Vrsaljko y Arias). El croata comenzó el curso lesionado y, por eso, el cuerpo técnico decidió mantener a los otros dos laterales en la plantilla para cubrir posibles imprevistos. En el lado izquierdo se optó por apostar por Hermoso (que llegó del Espanyol como central, pero comenzó su carrera como lateral zurdo) para dar descanso a Lodi cuando fuera necesario. También estaba la baza de Saúl, que en algún momento puntual podía situarse en esa zona. Sin embargo, ambas opciones demostraron no ser las ideales y se decidió subir al especialista del filial, Manu Sánchez.

A la conclusión de la pasada liga, se estudió la configuración de la plantilla y se acordó que saldría uno de los tres laterales diestros y se reforzaría el carril izquierdo para ceder a Manu. Para la primera parte del plan el candidato principal era Arias, que contaba con más mercado que Vrsaljko, dado que Trippier es imprescindible para el Cholo. Finalmente, el colombiano, que sufrió una terrible lesión con Colombia y se perderá prácticamente todo el curso, salió rumbo al Bayer Leverkusen a préstamo durante esta campaña con opción de compra.

En el otro costado se planeó recuperar al brasileño Caio Henrique, que estaba cedido en el Gremio de su país. Se había reconvertido en lateral izquierdo desde el mediocentro y podía hacer la función de sustituto de su compatriota Lodi y sin pagar nada por él. Los rojiblancos hicieron efectiva la operación y acordaron con Osasuna la cesión de Manu. Sin embargo, surgió un imprevisto. El Mónaco se interesó con fuerza por hacerse con Caio y los colchoneros, necesitados de hacer caja para reforzar posiciones clave, decidieron venderlo por ocho millones de euros más dos en variables. Eso dio un vuelco a la situación de Manu, paralizando momentáneamente su salida.

Pese a que se interesaron por jugadores contrastados, como Olivera, del Getafe, finalmente el Atlético decidió apostar por el canterano para reemplazar a Lodi cuando sea necesario. Le hicieron ficha del primer equipo, lo que le convierte en miembro de pleno derecho de la plantilla de Simeone. Por tanto, tampoco sería una sorpresa que, debido al viaje transoceánico que ha realizado Lodi esta semana y la falta de entrenamientos con el grupo, sea Manu el que cubra el costado izquierdo de la zaga rojiblanca ante los gallegos.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Temor por los laterales
Temor por los laterales