Después de haberse recorrido media España ganando partidos fuera de casa en LaLiga (Valladolid, Huesca, Athletic, Granada, Elche, Betis) que le habían permitido recuperarse en la clasificación, el Barça se dejó dos puntos dramáticos contra el Cádiz este domingo que confirman la vulnerabilidad del Camp Nou. Más allá de la derrota en el Clásico (1-3), el equipo de Koeman ha tirado seis puntos contra Eibar, Valencia y Eibar, claves en el campeonato.

Eso, en LaLiga. En la Champions, y después de ocho años sin perder en casa en Europa, cayó a lo grande en diciembre contra la Juventus (0-3) y se condenó a la segunda posición del grupo después de una actuación nefasta. Peor fue lo de la semana pasada, ya que el 1-4 le deja virtualmente eliminado de la competición. Una prueba más de la `´erdida de jerarquía del equipo. Pero también, de su debilidad como local desde que llegó la pandemia.

De manera sorprendente, el Barça ha sido capaz de mantener mejor la concentración en sus partidos como visitante que en el Camp Nou. Anda el Barça metido en un error. Durante años ganó partidos en casa con suficiencia, sin tener la necesidad de pisar el acelerador. Y en ocasiones, como en el partido ante el Cádiz, eso termina por confundirle. Porque ahora es un equipo frágil que paga la primera desconexión que tiene, como el penalti de Lenglet ante el Cádiz. Y que además, ha cogido la mala costumbre de abandonarse cuando lo ve difícil. Después del 1-2 del Madrid, del 1-2 del PSG…, o del 0-1 contra la Juventus. Por si hubiera pocas vías de escape, Koeman tiene otro frente abierto.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Un Camp Nou vulnerable
Un Camp Nou vulnerable