La solidez del Granada pondrá a prueba la evolución del Barcelona de Koeman, que después de ganar el miércoles en San Mamés su partido aplazado de la segunda jornada ya se sitúan terceros en la clasificación (sigue el partido en directo en AS.com). La visita al Nuevo Los Cármenes (18:30 horas Movistar LaLiga) supone todo un test de resistencia para ambos equipos.

Por un lado están los locales, que son el equipo de Europa que ha jugado más partidos oficiales a estas alturas de temporada con 27 encuentros disputados entre la previa de la Europa League, la propia competición europea, LaLiga y a Copa. Precisamente, el miércoles el equipo nazarí jugó en Copa ante la Cultural Leonesa un partido que acabó en prórroga.

En paralelo, el Barcelona sigue con su tour de enero y tras jugar y ganar en Huesca y Bilbao ahora visita Granada con el reto de mantener una tendencia positiva y la presión de no ceder más puntos.

El propio Koeman reconoció en la previa del partido que la situación en la tabla del equipo blaugrana no admite más errores. Los barcelonistas se aferran en pleno enero a la obligación de no pinchar más para no dar el campeonato por descartado a media competición.

La ausencia de Lenglet, con acumulación de amarillas, deja a la defensa del Barcelona en manos de futbolistas muy jóvenes. Dest, de 19 años, ocupará el lateral derecho y los centrales serán Araújo (21) y con toda probabilidad Mingueza (21) porque Umtiti sigue sin dar señales de fiabilidad. Ahí es donde el Barça puede sufrir ante un Granada que es un equipo que convierte cada uno de sus partidos, especialmente los que juega en casa, en una tortura para los rivales.

Diego Martínez, el técnico local, sigue escondiendo sus cartas de cara al partido como es habitual en él. Machís volvió en la Copa, pero en ataque, las opciones son variadas, mientras que la participación de Milla está en el aire tras haber pasado la COVID.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Un test de resistencia
Un test de resistencia