El decepcionante mercado de fichajes ya se ha cerrado y pese a que por la capital del Turia todavía resuena la ausencia de nuevos futbolistas, el tiempo no para y los despachos che deben comenzar a mirar a los jugadores de la primera plantilla. A día de hoy, la entidad cuenta con 24 jugadores de los cuales doce terminan contrato entre el próximo verano y el de 2022 y por ello el tiempo apremia en cuanto a renovaciones se refiere.

El asunto ‘Ferran Torres’ sentó muy mal a la directiva che que asumió que se llegó relativamente tarde para abordar su renovación y eso es algo que no quieren que se repita. Por ello, más allá de futbolistas como Cheryshev o Jason sobre los que se tendrá que tomar una decisión en firme, la ampliación de contrato de los pilares del proyecto como Gabriel, Wass o Kang In comienzan a ser necesarias.

Decisiones urgentes

Más allá de su mayor o menor relevancia sobre el terreno de juego, hay tres nombres cuyo futuro se desvincula del Valencia a partir del próximo mes de junio. De entre Eliaquim Mangala, Kevin Gameiro y Álex Blanco, quizás sea sobre este último la primera gran decisión que se debe tomar. El canterano che se ha hecho un hueco en la plantilla y aunque todavía no se ha podido lucir, a sus 21 años es pronto para desprenderse gratis de un jugador formado en la casa y que ya juega en LaLiga. El club puede ampliarle un año más la vinculación, algo que a día de hoy parece lo más lógico.

Con respecto a los franceses, la operación Mangala fue una inversión de Lim que esperaba obtener ingresos por él en el futuro. No ha salido, sigue en el equipo y Gracia le alineó como titular antes de lesionarse por lo que o bien se marchará gratis en junio o bien el club tendrá que plantearse llamarle. En el caso de Gameiro, el delantero podría seguir un año más en la entidad si el club lo desea ya que tiene una temporada más opcional. Esa temporada opcional, el club tendrá que aplicarla de manera obligatoria si Kevin juega este año un determinado número de partidos.

Decisiones clave

El periodo estival no solo fue frustrante para los aficionados che por la falta de fichajes, sino también porque tanto Gabriel como Wass y Gayà rechazaron la primera oferta de renovación que les propuso el club. Desde las altas cúpulas de Mestalla se admitió hace pocas semanas que se les mejorará la oferta a los tres, pero no querían acometer ningún movimiento antes de que concluyera el mercado. Una vez hecho, los tres –que ya han manifestado que quieren continuar– esperan esa segunda intentona.

Por otro lado está el asunto Geoffrey Kondogbia, quien tiene el Atlético de Madrid al acecho además de otros clubes de Europa. A poco más de año y medio para que expire su contrato, en el club sopesan ahora si venderle en las próximas ventanas en las que la posición de negociar no será fuerte, tratar de renovarle, algo difícil dado su elevado caché o quedarse al futbolista hasta que concluya contrato. De momento, quien quiera ficharlo debe abonar la cláusula.

Caso aparte es del de Kang In Lee, la joya de la corona para Meriton que acaba contrato en 2022. El futbolista no tiene nada clara su continuidad pese a que los temas económicos están cerrados por las dos partes. El club insiste en que es cuestión de tiempo que se firme una ampliación de dicho vínculo, pero a día de hoy tal afirmación es más un deseo que una realidad.

Al margen de los mencionados están Cristian Rivero y Yunus Musha. Ambos finalizan en 2022 y con respecto al español, el club y especialmente Ochotorena, tienen fe en que se termine convirtiendo en el guardameta del primer equipo. Ante la ausencia de minutos para poder demostrar su valía –lo tuvo hecho con el Málaga-, no se descarta una cesión en la ventana de enero.

Por parte de Yunus la entidad es paciente. El club tiene claro que le va a ofrecer la renovación, no obstante quieren ver en qué punto se encuentra exactamente después de su prematura explosión a los 17 años, para proponerle un nuevo contrato adecuado.

Continuidad o fin de ciclo

Por último hay diversos futbolistas cuya continuidad no está ni mucho menos definida. Cheryshev concluye contrato al término de 2022 y este verano el club ya trató de hacer caja, pero él siempre tuvo claro que se quería quedar en el equipo. Situación similar sucede con Sobrino por quien equipos como Osasuna, Granada o Eibar mostraron interés, pero este desestimó ante su voluntad de seguir, según informaron fuentes del club.

Y para concluir está Jason Remeseiro quien tiene este año la oportunidad de hacerse un hueco en el equipo, de hecho Gracia le está dando continuidad a sus minutos sobre el verde y ninguna de las partes tiene prisa.


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Valencia C.F: Renovarse o morir
Valencia C.F: Renovarse o morir