A Zidane se le acabaron los anticuerpos frente al Virus FIFA. Si se mantuvo invicto en sus primeras once postventanas de selecciones, su Madrid sólo ha ganado un partido en las cuatro últimas, con dos derrotas estruendosas: en Mallorca, en octubre de 2019, y ante el Cádiz en Valdebebas, el mes pasado. Y fue en mejores condiciones de las que afronta ahora. Hay bajas en cascada y el banquillo ya no es lo que era. Isco y Marcelo salieron como titulares en las dos derrotas en Liga del Madrid. El brasileño también lo fue en el patinazo ante el Shakhtar. Mariano ha sido invisible y muchos de los jugadores alternativos (Valverde, Odriozola, Militao, Jovic…) están de baja. Así que, pese al trascendental partido ante el Inter del miércoles, Zidane no podrá guardarse nada de lo poco que le queda (sigue el encuentro en directo en As.com).

El Madrid perdió once jugadores en estas dos semanas por sus compromisos internacionales, aunque sólo Vinicius en viaje transoceánico para no jugar ni un minuto en los dos partidos de Brasil. El resto sí lo hizo, con un desgaste notable. El Virus FIFA le ha golpeado de lleno. En las últimas siete ventanas, Zidane siempre perdió futbolistas. El balance de esta de noviembre es desolador: Ramos se rompió ante Alemania y no estará ni Vila-real ni en Milán, Varane volvió tocado, Jovic se contagió de la COVID que ya había afectado a cuatro internacionales serbios, Modric jugó tres partidos en siete días…

La COVID hunde al Madrid

Mientras, en Madrid y bajo la supervisión de los preparadores físicos del club, Militao, Casemiro y Hazard procuraban mantener la forma desde casa, sometidos a cuarentena por los positivos que les evitaron el trago del 4-1 de Valencia. Casemiro, que volvió a entrenarse el miércoles, y Militao, que lo hizo el jueves, no pudieron viajar porque el último test no ofreció un resultado concluyente. Hazard, que ha ido empalmando desdichas hasta sumar 255 días de baja en apenas dieciséis meses, sí pasó el corte. Como esta vez Vinicius no ha aprovechado ese hueco para colarse en el puesto, el belga, si no ha perdido demasiado por este nuevo percance, jugará en La Cerámica.

Muy relevante es la ausencia de Casemiro. Sin él, el Madrid ha perdido uno de cada cuatro partidos desde 2017, muy por encima de su media en ese periodo. También está lesionado Valverde. Así que son irremediables Kroos, Modric y Odegaard. Atrás jugará Nacho con Varane, recuperado, y tendrá minutos Carvajal, con la vista en la Champions. La baja de Ramos es nuclear: el Madrid no ha ganado en casi la mitad de partidos que jugó sin él en la segunda era Zidane. Y del mismo tamaño es la ausencia de Benzema, no recuperado de la lesión que se produjo en Valencia: ha metido 63 goles desde que se fue Cristiano. Caído también Jovic, que en dos semanas con Croacia ha marcado más goles (tres) que en año y medio con el Madrid (dos), sólo queda un nueve, Mariano, oxidado en el banquillo: 98 minutos desde el verano de 2019.

Kubo, objeto de discordia

El Villarreal hace que el partido sea de gran tamaño. Doce años atrás, con Pellegrini en el banquillo, fue segundo en una Liga. Ahora, con Unai Emery, está en las mismas, a un punto del líder, la Real. El Villarreal ha sido, sin duda, el equipo del verano: mantuvo a sus figuras y se reforzó con Estupiñán, Coquelin, Parejo y Kubo. El Madrid vio en el Submarino el equipo perfecto para el Erasmus del japonés, pero juega menos de lo esperado. Ha sido titular en cuatro de los 12 partidos del curso, pero sólo uno de ellos en Liga. En esta competición ha jugado menos de media hora en ocho de los nueve encuentros y suma el 21% de los minutos. En el Mallorca, la temporada pasada, disputó el 67%. El Madrid tuerce el gesto y Emery le ve aún futbolista en prácticas. Tampoco parece que hoy vaya a ser el día para que juegue de salida.

Sin pichichi

El Submarino ha perdido menos jugadores que el Madrid por el Virus FIFA (Pau Torres, Gerard Moreno, Kubo, Chukwueze y Estupiñán). Y todos los indicadores hablan de que la cosa funciona: es el tercer equipo que más tiene el balón, su balance pérdidas/recuperaciones es muy positivo y dispone de magníficos jugadores en todas sus líneas. Tres de los cinco futbolistas  con más pases de la Liga (Pau Torres, Albiol y Parejo) son suyos y en ataque le sobra munición. Su único problema es Alcácer, que ha metido nueve goles en once partidos, con tres dobletes. Ayer no se entrenó y pinta que no jugará. Es el segundo anotador de LaLiga, con su mejor media de siempre en la competición, y ha creado un debate su ausencia en la Selección, donde firma un gol cada 81 minutos desde que le hiciera debutar Del Bosque hace seis años. Pero Gerard Moreno está entre los diez futbolistas que más disparan a puerta y Moi Gómez es el segundo que interviene en más goles en el torneo (ocho). Rematan un equipo que se siente capacitado para hacer historia.

 


Source: AS Primera

Datos del contenido y su autor:
Virus blanco, fiebre amarilla
Virus blanco, fiebre amarilla