A sus 35 años, Alberto Zapater encara la próxima temporada tras superar una grave lesión de rodilla, circunstancias que han llegado incluso a poner en duda su continuidad. Ya el pasado viernes el director deportivo Lalo Arantegui aseguró que en el Real Zaragoza no hay ningún interés en que el capitán pueda dejar el club y ésta ha sido la respuesta de Zapater, con contrato hasta 2023, cuando esta mañana se le ha preguntado acerca de su futuro: “Con el club la comunicación es diaria y nadie me ha dicho nada, pero yo no seré nunca un problema. Yo intento vivir el día a día, aunque está claro que al final todo el mundo mira el D.N.I. y un día pasará. El club está por encima de cualquiera. Si te tomas el año como tu último año, no sé si puede ser bueno o malo porque siempre me he planteado que cada día tienes que demostrar que puedes llevar esta camiseta. Está claro que el tiempo pasa y no tienes veinte años, pero puede decir que éste es mi último año como en mayo decir que sigo. No lo sé. Ahora mismo estoy contento, intento disfrutar del día a día, de lo que conlleva ponerte unas botas de fútbol y esta camiseta y de la esencia del fútbol, que es el césped”.

Además, el capitán asegura que por ahora la rodilla le está respondiendo bien: “El final de la temporada pasada me sirvió para ver cómo estaba y sentirme realizado en el sentido de que me llegué a sentir bien físicamente cuando era bastante difícil por haber estado todo el año parado tras la operación. Sé que tengo que ir día a día, intento ponerme en forma y la verdad es que ahora estoy sufriendo bastante, pero no siento nada en la rodilla y en el día a día va muy bien. No quiero decir que está olvidado, pero estoy muy contento y no tengo ningún problema a día de hoy. A partir de ahí, disfrutarlo cada día, ponerme en forma y ayudar en lo que se me pida”.

El Zaragoza lleva algo más de una semana de pretemporada, con unos primeros días de entrenamientos individualizados debido al protocolo de LaLiga para evitar contagios: “Esta semana está siendo bastante intensa. Al final es todo un poco especial, nos tenemos que adaptar, hay gente que lleva tiempo entrenando, otros que hemos tenido sólo dos semanas de parón, pero sí que es verdad que esta semana está siendo un poco dura físicamente”. En los primeros días tampoco estuvo presente Rubén Baraja, que se incorporó a los entrenamientos el pasado sábado tras superar el coronavirus: “Ya llevamos tres días con él, en los que ya estamos empezando a conocer lo que quiere de nosotros. Hace bastante trabajo táctico, hace ya cosas con bajón todos juntos y se trata de formar un equipo en este poco tiempo que tenemos”, señala Zapater.

La pandemia ha provocado que algunos jugadores lleven ejercitándose desde el 11 de agosto y otros desde el pasado lunes. También que la pretemporada sea más corta de lo normal, sin mini concentración y con menos amistoso. Y por si fuera poco el Zaragoza comenzará dos semanas más tarde la competición y además lo hará contra equipos más rodados: “El tema físico ya pasó el año pasado. Era una situación nueva en la que no sabías si por apretar mucho, iba a ser bueno o no con tantos partidos. Ahora viene a ser lo mismo. Nunca se ha dado que comience la temporada tan tarde y en un momento físico en el que uno realmente no sabe dónde está. Luego cada uno tiene sus circunstancias personales, ya que a uno le puede venir bien descansar y a otro no. A mi edad es mejor no hacerlo. El tiempo dirá y cuando lleguen los primeros días se verá cómo estamos nosotros y los demás. Debemos intentar que eso no sea una excusa. Tenemos que pensar que nosotros debemos llegar a los primeros partidos y desde el primer día competirlos”.

Los equipos tampoco pueden utilizar los vestuarios, lo que dificulta la integración y adaptación de las nuevas incorporaciones: “Es una situación a la que tenemos que adaptarnos porque no hay esa convivencia de vestuario. Hay bastantes que nos conocemos ya, pero con los nuevos sí que es algo que se echa de menos, el que estemos todos juntos en un vestuario”. El capitán prefiere no hablar de las cualidades de todas esas caras nuevas y que sean los aficionados los que decidan cuando les vean.

Es precisamente a la afición a la que le ha mandado el siguiente mensaje: “La temporada pasada es pasada y hay que olvidarla por cómo acabó. Cuando hablamos de que hay que hacer borrón y cuenta nueva, ahora más que nunca porque fue hace nada. Hemos tenido dos semanas de descanso para intentar resetear, olvidar y descansar físicamente. Siempre digo que el zaragocista no es del Real Zaragoza porque gane todos los partidos todos los domingos. La ilusión nunca hay que perderla, hay que tenerla y es la que creo que debe tener el aficionado del Zaragoza, como la tenemos nosotros, por que éste sea el año”.


Source: AS Segunda

Datos del contenido y su autor:
Zapater, sobre su futuro: “Nunca seré un problema”
Zapater, sobre su futuro: “Nunca seré un problema”